El beat en el cine

Alfonso Blanco / @alfonsoblanco

 

I saw the best minds of my generation destroyed by

madness, starving hysterical naked,

dragging themselves through the negro streets at dawn

 looking for an agry tix

Howl, Allen Ginsberg

Eran ángeles a través de la noche, despedían fuego en el cielo que  los vio vivir cuando todos dormían. Fueron la mancha negra que brotaba como una enfermedad entre la sociedad apacible y conformista con lo material y superficial. Se alejaron de los convencionalismos y de lo académico, le dieron vuelta a la forma y la narrativa, para hacerle el amor a los versos que bailaban al ritmo del jazz feroz.

beat_mfm9

Escribieron poesía y prosa para gritarle a toda una sociedad, para despertarla del letargo que los mantenía cómodamente viviendo.  Recorrieron el corazón de Estados Unidos, encontraron el alma de en el camino y los terrenos alejados de la industria y las grandes ciudades. Sedujeron al lector con una escritura íntima y casi espiritual; renunciaron a los formalismos y a la escritura que dejaba a un lado los sentimientos

.hipster-hotel

El cine en los últimos años ha creado un retrato sobre esta generación que hizo un eco a través del tiempo y las culturas. Proyectar la fuerza de los escritores que vivían de manera frenética no representa una tarea fácil. En cuanto el cine tenga el poder de revivir  a estos escritores, las generaciones volverán a retratar y desafiar a lo establecido. A continuación hago una revisión a tres películas basadas en la generación Beat

Howl (2010) Rob Epstein & Jeffrey Friedman

critica-howl-james-franco

Howl está inspirado en la narrativa épica de Walt Whitman, la musicalidad nos da una idea de que es un poema para ser leído en voz alta. Es un eco ahogado que encontró salida en la voz y escritura de Allen Ginsberg. El contenido es agresivo e incendiario: relaciones homosexuales, prostitutas y drogas. Esto provocó  que iniciara un juicio por obscenidad en contra de Ginsberg. A partir le hecho legal, la película marca una flashback hasta el comienzo del poeta como escritor y participe de la generación.

En la película se extraen versos de Howl, para convertirlos en animación e ilustrar el infierno/paraíso que supone ser el poema. James Franco interpreta el papel de Allen Ginsberg. El actor estudio literatura, por lo que debe de saber la fuerza y el carácter que el escritor tuvo en sus tiempos. En Howl, Franco simplemente se aleja de la realidad del personaje, no logra emular ni en una pequeña parte lo que el gran poeta fue. Como veredicto de un suceso verdadero – el juicio que se perdió y la libertad de expresión que se aseguró- la película marcha a tientas; y como innovación en la animación, se obtiene un resultado digno de uno de los poemas que marcaron el final de siglo XX.

Kill your darlings (2013) John Krokidas

kill_your_darlings

Son muchos los autores que pertenecieron a la generación Beat, pero tres son los pilares que hasta nuestros días siguen siendo

Reunidos en Nueva York – en la Universidad de Columbia – por una serie de sucesos inconexos, dos de ellos se vieron envueltos en los hechos sangrientos posteriores a la muerte de David Kammerer, amigo de la infancia de William Burrroughs. Lucien Carr, también amigo de la infancia de éste, había sufrido el acoso de Kammerer desde que tenía 14 años, hasta que la noche del 13 de Agosto de 1944, en el Riverside Park de Nueva York, Carr mató a Kammerer con un navaja de explorador.

Luego de consumado el crimen, Carr llamó a Burroughs para pedirle un consejo: este le dijo que buscará ayuda legal y se entregara. Después llamó a Kerouac – quien estaba becado en Columbia como jugador de futbol americano-, para que lo ayudara a deshacerse del arma. A los dos les fueron levantados cargos: a Burroughs como testigo y a Kerouac como cómplice.

A partir de esta pequeña historia, que daría comienza a la vida de tres escritores, somos participes de la vida caótica y fugaz de Allen Ginsberg. Quien es interpretado por Daniel Radcliffe, quien muestra de mejor manera que Franco la verdadera vida del escritor de “Howl”. Desde sus inicios amorosos con lucien Carr y la entrada turbulenta al mundo de la literatura. Como comienzo de una historia (la generación beat), la película resulta más compaginada que las otras dos. Tal vez porque apueste por una alternativa al apegarse demasiado a lo sucedido. De igual forma se hace un vistazo a la idolología y el suceso que marcó a esta generación de escritores, que desde su inicio siempre buscó una salida a lo establecido y a los medios rigurosos de creación.

On the road (2012) Walter Salles

on-the-road-kristen-stewart

En 1947, aun no existían autopistas en los Estados Unidos, la población apenas comenzaba a asentarse en el gran territorio americano. No era poco común en esos tiempos que algunos jóvenes viajaran de maneras poco convencionales, ya fuera en los contenedores de los trenes o pidiendo aventón.

Después del juicio en su contra, Jack Kerouac por fin emprende el viaje de su vida que tanto había estado planeando. Se vuelve dueño del camino y realiza un viaje casi místico para encontrarse con su interior. Kerouac toma a Neal Cassady, quien sirvió de inspiración para crear a Dean Moriarty, el protagonista de la novela En el camino (1957); y junto con Sal Paradise narra de manera fiel la vida en la carretera y todas las aventuras que pasaron en el Estados Unidos de posguerra.

Ningún personaje  de peso literario puede convertirse en su personaje cinematográfico sin perder la fuerza. Por tanto, no se puede acusar a los directores que asuman la empresa de filmar una novela calificada como inflamable, de traicionar o disminuir la esencia de los personajes. La esencia, las ganas de vivir, no caben en dos horas. Si se evidencia un fallo en estos filmes, se debe a la operación creativa e filmar todo lo irrelevante que ocurre en los libros desde el principio hasta el final.

El espíritu de la novela se diluye en un ir y venir. Para acercarse a ella, hace falta algo más que exhibir el sexo, las drogas, el jazz, el sudor acumulado por los kilómetros recorridos. Hace falta asumir la locura del narrador, ser parte del universo que las explosiones de la narrativa puede ofrecer.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s