¿Ornamento y delito?

Daniel Esteves | @PielDeElefante

Antes de que leas esto quiero que sepas que analizo aquí solo un poco de su manifiesto más representativo, y que le tengo una gran admiración a Adolf Loos. Quiero aclarar que admiración no es sinónimo de fidelidad, por lo que no acepto y hago mías todas las ideas de este arquitecto;pero sí mantengo firme mi valoración por él y sus enseñanzas. Sea como sea, él ya es Adolf Loos y yo apenas Daniel Esteves.

tumblr_m80u9eRF8Z1qfgm6uo1_1280

Ornamento y delito es el legado teórico que el arquitecto húngaro deja al mundo, no solo arquitectónico sino también al diseño en general. ¿Pero estarán estos argumentos vigentes para aplicarse al diseño del siglo XXI?

41XM3E18YJL

Adolf Loos reconoce la necesidad de ornamento desde tiempos remotos: Neandertales decorando sus cavernas con pinturas que reflejan su vida diaria, egipcios que no escatiman al momento de construir sus templos y tumbas, griegos cuidando cada detalle; los pueblos mesoamericanos y su esmero por lograr esos grabados en sus paredes, la etapa barroca y su “más es mejor”; y muchas formas de expresión más que se dieron en la línea de tiempo.

El hombre fue explorando diversas maneras de jugar con el ornato.  Se aventuró tanto, que el único fin posible es que dentro de un tiempo, acabe por descartar su uso. Adolf llama a esto evolución cultural. “La eliminación del ornamento del objeto usual”, y el mismo dice: “hemos vencido al ornamento”. Vencer por completo la necesidad ornamental es algo que le cuestiono, ya que nuestra búsqueda por descartar su uso nos orilla al risco  donde necesitamos encontrar otra forma de ornamentación, de expresión; pero que sea contraria de la que buscamos escapar, claro está. Mi punto es que el hombre inconscientemente busca personalizar mediante la decoración todo aquello que posee. La ornamentación es herramienta que nos acerca a la individualización. Buscar diferenciarse de la multitud es una actitud de la que no podemos apartarnos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Siglo XXI, un mundo globalizado donde la personalización vuelve a ganar terreno. El ornamento vuelve a tomar fuerza en la arquitectura, en la medida económica y cultural de cada región. Si bien la decoración no busca lo mismo que hace 100 o 1000 años, existe todavía latentemente una búsqueda por hacer los espacios únicos, como lo es cada persona.

En el abuso está el desuso. Loos, fundamenta su teoría basándose en la ornamentación de  siglos pasados. Quiere algo nuevo, innovador y radical, esa es la clave de su ideología; y es ese preciso radical lo que genera un cambio que algunos llaman: racionalismo.

adolf_loos_building_r020211

Al igual que Loos no concibo un ornamento de siglos pasados en la arquitectura decontemporánea, cada etapa tiene su lapso de vida; de igual forma fue lo más excelso en su momento. Debemos buscar – hoy día- que el ornamento cumpla una función y nos provea de algo más que una decoración para el espacio. Aunque dependamos mucho de la cultura local para poder desarrollarnos como arquitectos, algo podremos ofrecer a la gente y a nosotros mismos para crecer en el diseño. Porque bien dice Adolf: pobre del pueblo que se quede rezagado en la evolución cultural.

 

Una respuesta a “¿Ornamento y delito?

  1. Me gustó, pero creo que es mucho más explotable la teoría de Loos, incluso para meterse en esas polémicas deliciosas de la identidad y la necesidad estética del hombre. Beso y abrazo, ElSteves.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s