Uno se levanta

Sebastián Rodavi | @SebastianRodavi

Yo no me someto.

Dentro y fuera de mi casa me pongo el sombrero como me da la gana.

Walt Whitman

Walt_Whitman_photographed_by_Thomas_Eakins

 Uno se levanta. Uno se levanta día a día.Uno se levantay se enajena cada mañana, se viste, se enjuaga la boca después de lavársela. Toma sus cosas y abre la puerta de casa, emprende el camino que lo dirige a la escuela o al trabajo 5 o 6 días a la semana, durante 4 semanas al mes,en un lapso de 8 meses al año, cada año. Quizá más o quizá menos. Uno se levanta cada mañana luchando con el peso del día anterior y del anterior y del anterior que nos tienen atados a las cobijas, cada día uno se para frente a esa puerta, gira la perilla con una mano mientras sostiene la mochila con la otra y cada mañana esa puerta sigue siendo la misma y a la vez es tan distinta.

En Éfeso, unfilósofo dejó en su legado que la fuente creadora de todo el universo era: el devenir. Una persona no era exactamente igual durante toda su vida, una persona cambiaba de ideas, de aspecto, de sentimientos, toda su vida. Uno se levanta cada día sintiendo el peso del día anterior, uno se subleva a los cambios de la vida. Uno se despierta por la mañana con ánimos de triunfar o con sensaciones de que nada tiene motivo o con ganas de luchar por ella o simplemente tomar valor y olvidarla.

Uno sale de casa pensando cuando regresará. Uno abre la puerta con sensaciones distintas en días distintos, con ánimos y desánimos distintos, sólo imaginando qué encontrará detrás de esa puerta; qué oportunidades, qué aprendizajes, qué fracasos, qué anhelos, qué amores.

Uno se levanta pensando en ella, en él, en quien quiera que sea para ustedes. A veces la extraña, a veces la cela, a veces la ofende, a veces la niega. Ella, o él, o quien quiera que sea para ustedes es parte de nosotros, es parte de nuestras decisiones, es parte de nuestra vida y de nuestros motivos de atravesar esa puerta por la mañana.

Uno entra al aula por la mañana calcula integrales dobles, vectores de tres dimensiones, momentos paralelos, teoría de la semiótica, anatomía, mates contables, o lo que sea, intentando aprender, descifrar la vida entre leyes, tesis y teorías. Uno sale de clase intentando calcular el punto de inflexión entre la cadera y la cintura de la joven de psicología, estimando la densidad del aire, descifrando Freudianamente su comportamiento, volviéndose un docto astrónomo bajándole las estrellas. Uno no entiende que la vida no son sólo números y teorías, no son filósofos griegos ni las 7 eses de calidad; son cambios, son sensaciones, son motivos para despertar, para bañarse y para atravesar esa puerta.

Uno se levanta cada mañana casi olvidando las razones porque está vivo, recuerda que quizá sus padres se divorciaron, o siguen juntos, o nunca se unieron. El devenir es inviolable, es inaudito, es invariable. Uno se subleva a los cambios de la vida. Uno se levanta un día e intenta lo que le apasiona, uno cree encontrar el significado de la vida y de pronto se derrumba. Uno no tiene nada más que a si mismo y lo que quiere para si mismo. La vida es cambio, la vida son momentos, la vida son sensaciones, la vida es mi familia, mi carrera, mis virtudes, mis razones para vencer el miedo. La vida son los riesgos, las malas decisiones, un saludo en la puerta de entrada, la vida es ella esperándome con las piernas, el corazón y los labios abiertos, la vida es una letanía después de un discurso pretencioso. La vida es lo que hay detrás de esa puerta.

La vida es…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s