Apología de un arquitecto

Lesli Bautista | @LesliBautista

Todos tenemos dudas en algún momento sobre qué estudiar y por qué estudiarlo. Recientemente, el director de mi carrera, me preguntó si creía estar en la carrera correcta; inmediatamente respondí que sí. Pero al salir de su oficina, me pregunté ¿Realmente lo estoy?

La decisión de convertirse en arquitecto debería ser una decisión positiva basada en expectativas positivas. ¿Qué podemos esperar? ¿Cuáles son las recompensas y motivaciones que llevan a hombres y mujeres a invertir de cinco a ocho años en una formación universitaria rigurosa? Pero lo más importante: ¿Qué podemos aportar siendo arquitectos?

1349192384-pasiaalto-tyintegnestue-soekertiehouse-thailand-590-528x354

En el mundo real, ajeno al ámbito académico, se requiere algo más que sólo buenas calificaciones. Dicen que se requiere “estómago”, “ser cara dura”, “audacia”, “bravura”, “osadía”, “tenacidad” y “brillantez”. Ese factor como quiera que se le llame, decide el futuro de uno, mucho más que los grados académicos. Y podemos tener todos estos requisitos, pero para mí es algo esencial el compromiso. Y es justo esto lo que nos llevará a ser exitosos, a ser un arquitecto, con sus diez letras.

Cuando era pequeña creía que siendo arquitecta, me la pasaría dibujando y construyendo casas. La buena noticia, es que muy probablemente esté metida en el ámbito constructivo, la mala es que soy pésima dibujando; y aquí entra el compromiso: Sé que soy mala en esto, pero también sé cómo cambiarlo. Si todos entendiéramos esto, si todos –en cualquier carrera- cambiáramos lo que hacemos mal, habría muchos arquitectos de calidad. Pero por el contrario, hay muchos arquitectos, pero pocos buenos arquitectos.

arquitectura-sustentable

Ser un profesionista, no es sólo tener un título de alguna universidad; ser un PROFESIONAL es tener ética, valores, es amar lo que haces y poner un cien por ciento. Decía Confusio que: “Si amas lo que haces, no tendrás ni un solo día de trabajo en tu vida”, dicen que en promedio, podemos enamorarnos tres veces en la vida. Yo creo uno es tu primer amor, el segundo tu carrera y por último “el amor de tu vida”.

Aq_brooklyn-botanic-garden_8

En México decimos que “El perico donde sea es verde” entonces creo que no importa de dónde seas egresado, lo importante aquí es el compromiso. No se necesita un título para ser arquitecto. Se necesita pasión, amor, conocimiento. Sino miremos a Luis Barragán, ingeniero civil, reconocido como uno de  los mejores arquitectos mundialmente.

 

2 Respuestas a “Apología de un arquitecto

  1. Aquí lo importante es tener relaciones… no, de acuerdo contigo respecto a que hay que tener compromiso y una verdadera entrega, pero sí afecta mucho el circulo social y de contactos en el que te tocó nacer o desenvolverte. El propio Barragán se permitió hacer lo que quería porque tenia dinero para eso; pero ojo, talentosísimo y con unas ideas monumentales y de una trascendencia descomunal, mi arquitecto favorito de todos los tiempos.

  2. Optimista, me gustaba la idea del “¿por qué estudias arquitectura?”, hay muchos factores para volverse un profesionista exitoso, además, el éxito resulta subjetivo. Hace poco escuché de algún arquitecto medio famoso de origen mucho más humilde si se le compara con Barragán que la arquitectura es como un amante, no te pertenece ni le perteneces pero diario tienes que conquistarla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s