La verdad no nos hará libres

“Mala cosa cuando la gente en lugar de tratar de salir a la superficie se conforma con tener limpio el fondo del pozo”

BENJAMÍN PRADO.

Verónica Lira | @VeroOLira

La sociedad mexica en la actualidad nos hace la propuesta de  separar nuestro pensamiento del pensamiento colectivo. Como mexicanos ¿Qué tanto estamos dispuestos a independizarnos?

 yosoy132

Involucrase, preocuparse, comer, vestir, vivir y hasta besar lo suficiente, es lo que obtiene con un condicionamiento, no traspasar parámetros, elegir límites que han sido marcados y que se vuelven ajenos, es en parte debido a que se mal-entiende el propósito de las capacidades del ser, y se vive por debajo o se excede en causas.

El contrato social por el cual intentamos regirnos, nos señala que existe el buen vivir, la buena forma de dirigirse y demás buenos que se supone debemos atender. Lo que es imperdonable a estas alturas es no tener un sentido de crítica y pensamiento propio, no nos podemos permitir desantender nuestras prioridades o el acobardarnos al dar nuestro punto de vista.

Si tanto la libertad como la dignidad son ejemplos de lo que se llaman constructos mentalistas (inobservables), debemos pensar que los valores por los que estamos viviendo, son irrelevantes para el sistema. Necesitamos atender nuestros intereses y propósitos, tomando en cuenta que somos parte inevitable de una estructura que siempre nos abrirá la posibilidad de encontrarnos en la disyuntiva de la elección, ejercitar el pensamiento de crítica debe ser nuestro principal objetivo de éxito.

 6a00d8341c2df253ef01a51067b584970c-800wi

A partir de esto debemos entender que bien podríamos ser marionetas, que inciden en acciones que serán innecesarias de raíz pero indispensables en superficie, pero esto es cliché entendido como punta de iceberg donde sólo nos percatamos de lo evidente, por ello la capacidad de reconocimiento en tiempo y espacio determinado recae sobre el individuo.

Si queremos seguir por el camino de la comprensión de la realidad del binomio persona-ciudadano entonces también es necesario considerar que la persona se mueve en cuanto a la posibilidad de elección voluntaria, es decir; que reconoce su deseo y actúa desde su utilidad.

¿Qué tan racionalistas podemos ser para tratar de determinar el momento en el que dejamos un rol para comenzar con otro? Es decir; podemos estar conscientes de la transición que se realiza a lo largo del día para seguir en la búsqueda del equilibrio entre la impostura social que es inherente a nuestra vida y los deseos propios que se limitan por el pensamiento propio.

Kierkegaard en su libro Diario de un Seductor, escribe; ‘¿Debo levantarme y pregonar mi presencia? No, pues quizás ellos me conozcan y acaso se perdería lo mejor del fuego.’ Esta observación parte de la necesidad del individuo por ser reconocido, no sólo por lo que es, sino también por lo que hace, y si no fuera de este modo ¿entonces qué sentido tendría participar en el juego de los roles?, pero me atrevo a dejar la propuesta abierta para todo aquel que se considere importante a pararse en metro Hidalgo (Distrito Federal) a las siete de la noche, rodeado de sus iguales en condición, es decir; ciudadanos que día a día hacen hasta lo impensable por seguir en la lucha social.

130512cr01

Debemos ser específicos al querer hacer determinaciones que impliquen una asociación entre términos, podemos seguir ejemplificando, hablando de autores, haciendo referencia a situaciones cotidianas, pero si somos incapaces de distinguir entre nuestro mundo interno, existirán aspectos que nos detendrán y resultará fácil explicar que atendemos a los instintos más primitivos con los que hemos nacido.

En el intento de la búsqueda de un nuevo porvenir, nuestro intelecto debe adquirir un valor importante, que logre identificar el tiempo y el espacio en la ubicación a nivel sociedad, para así tener un visión clara de los fenómenos que se viven, el hambre de conocimiento debe imponerse.

Es por ello que la actitud de indiferencia debe ser la menos elegida entre nosotros.

Alguna vez escuché que todas las cosas están dichas, pero yo creo que no de todas las formas posibles.

Una respuesta a “La verdad no nos hará libres

  1. Me remito a la última frase, aunque aún hay algo por decir, no simplemente repetir lo mismo con diferentes palabras… aquí lo interesante sería tratar de explicar esa sensación de disociación e irrelevancia del individuo. Un tema delicioso… creo que todavía estamos chavos con ciertas observaciones e ideas, pero de verdad siento que es muy llamativo y coqueto tratar de agarrar y exprimir esta visualización del no pretender y no querer roles, pero al mismo tiempo querer reconocimiento, aún por esto mismo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s