Joven y Bella; nada es tan importante a los 17

Alejandro Peralta / @LiricoAlejandro

Joven-y-bella-02Después del gran éxito que consiguió el director francés François Ozon con la película En la casa (2012), busca cambiar un poco la manera de abordar un tema impalpable para muchas personas; los acontecimientos que se suscitan en la última película de Ozon, Joven y Bella (2013), nos guían a suponer que hay algo más allá de lo que estamos acostumbrados a definir como juventud.

El posmodernismo ha llegado y la realidad cambia a pasos agigantados, en este filme nos lleva de la mano con Isabelle (Marine Vacth), una chica de 17 años que se encuentra envuelta en actos de prostitución autónomas. Isabelle, estudiante y amiga, cambia la manera de ver la juventud; ya no es vista como una época de crecimiento ni de amor, la juventud se nos muestra como una época de aprender a moverse en un mundo tan delicado; el sexo se vuelve sólo un arma para la belleza.

Es una interesante visión acerca de las nuevas eras que se acercan, los nuevos medios de comunicación son un eje base para que el trama y la visión de cambio sean expresadas de manera única. Ozon, como director y guionista, nos adentran a un mundo del que nadie se salva.

joven-y-bonita-2013-imagen-1

La prostitución de Isabelle es el parte aguas de una joven que está experimentando, un silencio olvidado que se pierde con la manera en la que no nos podemos adentrar en ella, no podemos sentir lo que ella. Ozon logra la individualidad de cada personaje y nosotros sólo somos espectadores que no llegan a tener empatía; sólo en un momento nos acercamos a sentir algo con las lágrimas de Isabelle, pero se pierde poco a poco con la frialdad que evoca a cada paso.

joven-y-bonita-039

Todo comienza a cambiar con la aparición de Georges (Johan Leysen), un cliente frecuente que, con el tiempo, se vuelve el único; el gran golpe que acaece es la muerte de Georges por un paro cardiaco; un orgasmo que lo llevó a la muerte. Isabelle decide escapar de ahí, pero todo comienza a caer a pedazos, toda esa doble vida que llevaba se va descubriendo poco a poco.

La película de Ozon abre vínculos silenciosos que superan la misma pantalla, una gran película para ser analizada y vista desde varios puntos de vista.

Dejo al al lector la oportunidad de ser partícipe de un camino que muchos ya hemos vivido; la edad de los 17 años y sus dudas y problemas que se presentan, y como diría Arthur Rimbaud “On n’est pas sérieux, quand on a dix-sept ans.”

Una respuesta a “Joven y Bella; nada es tan importante a los 17

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s