Ser Autómatas de oficio pero no de profesión, esa es la cuestión

La persona y el Inconsciente desde la Psicología Analítica de Carl Gustav Jung.

Verónica Lira | @VeroOlira

“El ser es hacerse.”

Paul Tillich.

Parafraseando a la Real Academia Española (2011) un Autómata es definido como: instrumento o aparato que encierra dentro de sí el mecanismo que le imprime determinados movimientos, o bien una máquina que imita la figura y los movimientos de un ser animado, y por último en términos coloquiales como la persona estúpida o excesivamente débil, que se deja dirigir por otra. Si hemos leído ya el término al cual hacemos referencia, seguramente ha sido en historias tales como el “Hombre de Arena” de Hoffman (1817) en las que una máquina con comportamiento “humano” logra engañar a un hombre hasta el punto de creerse enamorado profundamente de aquella joven, y al encontrarnos con esta comparación, surgirá la duda: ¿Cómo es posible que siendo Humanos, se nos compare con máquinas antropoides?

androide Entendiendo que un oficio difiere de una formación profesional desde la preparación, es decir; el primero es cuando alguien te enseña, y el segundo conlleva al estudio y al título de grado. Pero, ¿Cómo podemos hablar de términos tales como autómata, oficio y profesión para explicar a la persona?

Para dar respuesta a las preguntas que hemos venido formulando, es necesario que nos situemos en el contexto de la Psicología Psicoanalítica de Jung, y específicamente en la forma de ver el inconsciente.

mercadolibre-38

Según Norman Winski (1973) en su libro Entendiendo a Jung, Carl Gustav Jung siendo “el hijo predilecto” de Sigmund Freud en el tiempo de sus estudios sobre psicoanálisis, se separa de la escuela Vienesa, dado que estos dos tenían puntos de vista distintos, que diferían desde el significado que le daba cada uno a la libido, hasta la forma en la que se debía atender al paciente. Freud insistía en hacer pasar al paciente por un marco psicoterapéutico y sólo uno, (en ese entonces, el suyo propio.), mientras que Jung, imponía la improvisación de la terapia que se acomodase a las necesidades individuales de cada paciente.

“No soy adversario de Freud. Lo que ocurre es que su miopía y la de sus alumnos han proyectado sobre mí esa luz.” – Carl Gustav Jung (Acerca de la crítica al Psicoanálisis, 1910). Freud desde el ámbito de la neurología trabaja la psique mecánicamente mientras que Jung lo hace desde la psiquiatría viéndolo fenomenológicamente. Ubiquemos sus diferencias entre los métodos de Aplicación al Psicoanálisis para Freud y la Psicología Analítica de Jung.

Para explicar la división que hace Jung del inconsciente en su libro Estructura y Dinámica de la Psique ([1916], (1957)) podríamos ejemplificar el Inconsciente ubicando dos esferas que estén relacionadas entre sí, una por arriba de la otra. La esfera superior a lo que él denomina como Inconsciente Personal, e inmediatamente por debajo pero sobrepuesto a la vez, se encuentra el Inconsciente Colectivo, éste es aquél que traemos ingénito; es decir, con el que nacemos, es aquí donde se alojan los arquetipos. Los arquetipos para Jung (1934/1954) son formas mentales cuya presencia no puede explicarse y al parecer son de carácter aborigen y heredados de la mente humana.

El Inconsciente actúa contra la mente consciente cuando no está incorporado a la vida consciente del individuo, este es el tema predominante en la teoría Freudiana. Jung retoma lo anterior y además refiere que el Inconsciente también opera con la conciencia, aunque no esté incorporado al estilo de vida del individuo. Nos hace saber que la psique tiene capacidad intrínseca para regenerarse a sí misma, aún cuando se valga de medidas radicales como para provocar una neurosis en el individuo.

sali

Ilustrando lo anterior, situemos el contenido del inconsciente como un resanador, que está al pendiente de cualquier desequilibrio entre este mismo y el consciente, y procura sanar cualquier grieta que se abra entre ellos. Entonces; ¿Cómo puede mantener una persona el equilibrio entre dos instancias que son antagónicas y a la vez complementarias sin llegar al sentido patológico de la despersonalización?

De acuerdo con el DRAE (2011), la palabra persona del latín “personare” se traduce a máscara, utilizada por los actores en las obras teatrales de la civilización grecorromana, el término extendió su significación, en tiempo de Cicerón, para designar retórica y metafóricamente el rol de todo ser humano en la vida social. Para Jung (1919), la persona es el producto final de la personalidad, la máscara o máscaras distintas que hemos preparado para ser contempladas por los demás, ya sea porque su utilización nos facilite las relaciones interpersonales, o porque creemos que nos sienta bien y sirve para ocultar eficientemente lo que realmente pasa en nuestro interior.

En otras palabras; no hay hombre capaz de ser totalmente él mismo en cualquiera que sea la circunstancia en la que se encuentre. Además, en Dos ensayos sobre la Psicología analítica (1916) Jung observa que cuando el inviduo está bien ajustado a su mundo externo e interno por igual, su persona, es, por así decirlo, una barrera esencial, pero elástica, que le garantiza un contacto relativamente natural, bien ordenado y fácil con su medio ambiente.

Es entonces, cuando decimos que la persona se convierte en una responsabilidad más que en una ventaja para el individuo, y algunas veces hasta en un peligro por la facilidad con que el sujeto es capaz de esconder su verdadera naturaleza tras ese medio, de ahí a que se convierta en automática. La persona; la máscara tras la cual el individuo ser marchita y corre el riesgo de quedarse seco y vacío cual si fuera una planta de sol expuesta a la sombra.

1312238832_62620362_1-Fotos-de--Psicoterapeuta-Psicoanalista

Una vez que hemos llegado hasta éste punto dentro de la Psicología Analítica Jungiana podremos retomar las ideas que habíamos dejado pendientes en un principio; ¿Cómo es posible que siendo Humanos, se nos compare con máquinas antropoides?, ¿Cómo podemos hablar de términos tales como autómata, oficio y profesión para explicar a la persona?

Para que el ser autómata lo consideremos como oficio dentro de nuestra vida diaria, necesitamos que nos enseñen, y en nuestro caso; que las reglas sociales y morales nos determinen el comportamiento que debemos usar ante determinadas situaciones. O en caso contrario, si lo aprehendemos como una profesión, debemos estudiar cómo es que debemos armar nuestras máscaras, para crear un sistema completamente funcional, es decir; nuestra persona.

El objetivo no es satanizar la idea de que la mayor parte del tiempo nos comportemos como aparatos que encierran dentro de sí el mecanismo que les permite funcionar, sino, más bien entenderlo como un sentido de prevención para marcar los límites de cuánto será la duración de nuestra tragi-comedia. En cambio, el saber diferenciar entre nuestros vestuarios, accesorios y máscaras, el lograr la pertenencia a la sociedad y en sincronía trabajar lo perteneciente a nuestro círculo de intimidad, ese del que siempre estamos tan pendientes, pues no queremos que los demás lo conozcan, pues resulta un espacio tan sagrado que el acto del conocimiento externo podría resultar sacrílego, se acerca más a ser la meta.

En solución al peligro de ser atrapado por nuestra persona, debemos participar conscientemente en el proceso central de ser humanos, es decir; en el proceso de la “individuación”; o lo que es lo mismo, la participación en las etapas que conducen a la integración del individuo, quien de esta manera, se aproxima al todo pero no a la perfección.

En algunas situaciones, es positivamente peligroso (y excitante) vestir nuestra vida interna con un velo translúcido, para sentir que esa parte de nuestra vida no se encuentra totalmente desnuda y que,  en conjunto de la externa, es lo verdaderamente interesante y atractivo de nuestra persona. Siendo así, una vez más, presas del juego eterno del maestro de la resistencia llamado inconsciente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s