De rebeldía y esperanza

Joaquín Liedo | @Liedito

imagesLos jóvenes por nuestra naturaleza, tendemos a exigir mejoras en la sociedad. Conforme vamos creciendo nos damos cuenta de que los adultos y los poderosos no son perfectos, nos percatamos de las incongruencias, de que se diga una cosa y se haga otra. Es en ese momento en que comenzamos a ver los errores y defectos del mundo y, con la energía y las ganas que nos caracterizan, empezamos a buscar cambios.

Los hippies, los estudiantes de México 68, la generación perdida y demás grupos rebeldes, sólo son un recordatorio a nivel histórico de la fuerza que la juventud puede llegar a tener. Han unido personas, países e incluso generaciones por una sola causa: un mundo mejor.

la foto 2

Puedo sonar un poco melancólico y soñador pero, ¿qué seríamos los jóvenes sin la rebeldía? No creo que nos deban preocupar los rebeldes, debería preocuparnos el hecho de que no los hubiera, eso implicaría un conformismo y una ceguera ante la realidad que sería alarmante.

Arthur Schopenhauer (filósofo alemán) escribió “La rebeldía es la virtud original del hombre” y en lo personal no podría estar más de acuerdo con él, sin rebeldía no hay búsqueda de algo mejor.

Hace casi dos años unos jóvenes mexicanos empezaron un movimiento apartidista contra los malos candidatos a la presidencia de la república, el cual se transformó en una lucha mucho más compleja que cuestionaba con más fuerza al gobierno y todo a su alrededor.

yo soy 132

El movimiento de nombre #YoSoy132 unió a una generación en México que había perdido la fe en el sistema, el movimiento llegó a transformarse en el centro de atención del país, y si bien para muchos el movimiento “no sirvió de nada”, yo tengo una pregunta que me gustaría que pensaras ¿cuántas veces antes de #YoSoy132 habías escuchado algo acerca de una reforma presidencial? Podría apostar que (a menos de que estuvieras en el ámbito político) son mínimas. El movimiento nos ha hecho interesarnos y cuestionar un tema que para muchos jóvenes estaba olvidado y no había nada que hacer para mejorarlo: la política.

A casi dos años del nacimiento de este movimiento que ya no tiene la misma fuerza, digo firmemente: ¡Yo Soy 132! No por decirlo simplemente, sino por todo lo que representa;  no estoy de acuerdo en la manera en que se está manejando el país, no quiero seguir siendo indiferente hacia la política, tengo una fe nacionalista que crece cada día porque veo el valor de la gente y el valor de mi país, apoyo incondicionalmente la libertad de expresión porque creo en ella. Prefiero ver a mi país como algo extraordinario y que debe crecer en lugar de compararlo con otros, quiero a mi patria y la quiero ver mejorar.

asamblea

La rebeldía es, pues, esperanza; esperanza de poder cambiar algo, esperanza de unir y mejorar un país o esperanza de que mañana también saldrá el sol. Cualquiera que sea el caso la esperanza une a los hombres, todos la tienen y todos creen en ella. Vivamos entonces con esperanza de que podemos mejorar como individuos, como sociedad, como país y como mundo y no basta con tener esperanza, hay que luchar por ella.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s