Sobre los sueños

Luis Raygadas | @Estupro_blema

 

¿Alguna vez les han dicho que “sueñan demasiado”, que “piden demasiado”o algo a lo largo de las líneas de que sus metas son demasiado altas? A mí sí, me lo han dicho y me lo han repetido muchas veces. Ahora yo les pregunto: ¿En qué momento se volvió malo soñar? ¿En que momento aspirar a más de lo que tienes se volvió una idea absurda? Hoy, mis camaradas lectores, les hablaré sobre lo que pienso de soñar; no en el sentido onírico, en el sentido aspiracional.

Probablemente recuerden cuando ustedes eran chicos y querían ser bomberos o futbolistas (o en mi caso miembro de los cazafantasmas). En esa tierna edad, toda la gente parecía entusiasmada con tu sueño y te animaba a perseguirlo; pero tan pronto comenzabas a hacerlo unos años después ¡Bam! Tus padres te decían que los bomberos no ganan bien, que no todos los niños llegan a ser futbolistas, que el presidente es una mala persona, que el ratón Perez no existe y que tampoco existe la explicación de porqué vuelan los aviones.

cintillo-16

Y en efecto, yo no estoy en contra de afrontar la realidad. Los bomberos no ganan bien, no todos los niños llegan a ser futbolistas y no todos los cerdos llegan a ser presidentes (en mi caso la revelación fue que los cazafantasmas no son en la vida real como son en la película). Me parece muy importante tener los pies firmes en la tierra, pero estoy en desacuerdo en que para mantenerte en la tierra te corten las alas.

Nunca quiero llegar a la edad en la que todo se vuelve sobre dinero, aunque a veces siento que cada día estoy más cerca. Hemos crecido con un paradigma en el que obtener más, y más, dinero es la finalidad última de la vida humana, y que toda persona que dice lo contrario es un sucio hippie.

Yo soy estudiante de medicina, porque un día estaba acostado en mi colchón inflable, en mi entonces pequeño cuarto de estudiante de psicología en la ciudad de México, y me di cuenta que en realidad yo quería ser un psiquiatra. Miré a mi alrededor y me di cuenta de que me estaba conformando con un cuarto horrendo, un colchon incomodo, dos comidas de sopa maruchan y/o sandwich al día y con una carrera que en realidad no quería estudiar, porque pensaba que ser psiquiatra era “muy difícil”. Me había vuelto un conformista y ni siquiera me había dado cuenta cuándo. El día siguiente me di de baja en mi universidad, empaqué mis cosas y volví a mi lugar de origen.

¿Saben? Los aviones no fueron creados con la intención de volar bajo. Si van a soñar con su futuro siempre vean hacia arriba, si van a soñar con su pareja ideal no escatimen con los detalles, si van a soñar con aquel libro que todos empezamos a escribir pero nunca terminamos; no se imaginen que será un libro eternamente en rebaja. Comienzen a soñar, porque la sociedad necesita soñadores; no conformistas. Cuando lo hagan, quiero que tomen su rifle de cazería y no regresen hasta que me traigan la Osa Mayor.

Ursa_Major_constellation_Hevelius

fuerzas avion 03

“No, la explicación no es Dios”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s