Sobre los sueños

Luis Raygadas / @Estupro_blema

2639354390105103198s600x600q85

Hubo alguna vez, en un lugar no tan lejano una criatura muy pequeña. La criatura odiaba dormir, pero amaba soñar. Con cierta frecuencia visitaba el mundo de los sueños y trataba de traer cosas consigo al mundo que la gente despierta conoce. Tal vez llegó a darse cuenta que mientras más se esforzaba para recordar sus sueños, en efecto; comenzaba a recordar sus sueños con más detalle y a soñar con más frecuencia. No sé, depende de ti; ya que la pequeña criatura eras tú en tu infancia, camarada lector.

Creo que la fascinación con los sueños comienza cuando somos niños, pero el intento por comprenderlos y darles importancia comienza cuando nos volvemos adolescentes; ese periodo raro de la vida en el que se escucha Green Day, y por alguna razón, todo debe tener un significado más profundo. ¿Qué significó mi sueño? ¿Por qué soñé eso? ¿Acaso soy un profeta enviado por los antiguos? ¿En verdad Chad McThundercock me invitará al baile de graduación? Abordaré las primeras tres preguntas en los siguientes párrafos; ya que la última, obviamente, depende de si le ofreciste suficiente sangre al figurín de Satán que tienes en el closet.

Mr._Satan

¿Acaso hay otro?

Existen muchas teorías sobre qué significan los sueños, y vas a poder encontrar mil libros diferentes que pretenden explicarte. ¿Conoces la teoría de arquetipos de Carl Jung, cierto? Yo sé que sí, pero en caso de que tu madre tomara agua con plomo cuando estaba embarazada: La teoría de arquetipos nos habla sobre figuras representativas, de una característica o elemento, que existen en el inconsciente colectivo y definen las características específicas de una sociedad. Existen muchos arquetipos, el mago, el loco, la emperatriz, el resto de los arcanos mayores, el héroe, la bruja, bla, bla, bla. Se puede comprender que los arquetipos son un tipo de información abstracta que nuestro cerebro capta, i.e. al leer el nuevo testamento, ver Superman y ver E.T., nuestro cerebro lo que capta es la misma historia con el mismo arquetipo mesiánico. Tu sueño es básicamente tu cerebro jugando Dígalo con mímica; así que de esa manera debes interpretarlo y comprenderlo.

et

“¿Por qué soñé con matar una anciana? Yo nunca haría eso”. No sé a quién crees que engañas, todos, hemos querido matar una anciana; o al menos eso me gusta creer. Lo que cambia es qué tan profundo en nuestras mentes está ese deseo de empujar a la vieja señora Donovan de las escaleras. El sueño, usualmente, se basa en una experiencia que tuviste durante el día; así que en tu vida diurna, pudo haber pasado algo que por la noche activó la semillita gerontocida que existe en todos nosotros. Tu inconsciente se alimenta del inconsciente colectivo que existe en la sociedad en la que te desenvuelves. Todos somos diferentes, no tanto como Tumblr y los SJWs nos quieren hacer creer, así que podemos presentar ciertas fijaciones o aversiones por algunos arquetipos existentes en la sociedad; causando que el mismo suceso sea interpretado de manera diferente por personas diferentes, y que consecuentemente desencadene diferentes respuestas en el id, ego y super ego de cada uno de los sujetos en cuestión (lean “Shakespeare in the Bush”, un artículo que les va a dejar esto más claro).

anciana

Su día le llegará, señora Donovan

Lamento decepcionarlos, pero no son profetas enviados por los antiguos; todos presentamos sueños proféticos, en diferentes medidas. El sueño profético es simplemente un resultado de tu cerebro manejando la información del día a día y llegando a conclusiones lógicas de qué es lo que va a pasar después. Un poco más complejo, pero similar a ver un 1, un 2 y esperar el 3. “¡Oh, pero mis sueños proféticos nunca fallan!” puedes estar pensando, mojoncito engreído; pero lo que pasa en realidad es que un sueño que se cumple lo recuerdas en la vida diurna como “¡WOAH! ¡Yo soñé esto!”, y un sueño que no se cumple lo recuerdas como un día más compartiendo planeta con la señora Donovan. El pulpo Paul era el único profeta enviado por los antiguos.

pulpo-paul.-300x350

Así concluye mi segundo texto con el mismo título, pero dado que casi todos mis títulos son “Sobre ______”, me imagino que ya se han dado cuenta que inventar títulos no es mi fuerte. Espero que hayan aprendido una cosa o dos sobre los sueños, o que al menos les haya agradado la lectura. Lo único que me queda es invitarlos, de nuevo, a que me traigan a la Osa Mayor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s