Nuestro amor en tiempos de Facebook

Claudia Damián / @Miss_Amnesia

descarga

Y me quedo mirando cómo suena el teléfono y tu número es el que aparece mientras mi mente sigue en blanco y mi mano no se apura ni se molesta en contestarte cómo antes. Me imagino que desde donde estés me estás maldiciendo por no contestarte, por no controlarme. Y ya no me importa. Dejó de importarme hace tanto tiempo que cada vez me creo más nuestra farsa a la que llamamos noviazgo.

Porque en el fondo tú y yo -porque ya no somos un ‘nosotros’- sabemos que esto se acabó hace años luz. Ahora abro tu perfil y siento estas asquerosas náuseas trepando por mi garganta; y unas ganas locas de arrancarte el cráneo a como dé lugar. Y a ti ya no te importa.

Aunque en realidad a ti nunca te ha importado. Eres ese tipo en el que fue estúpido confiar. El modelo perfecto de métodos para el placer instantáneo, de las MENTIRAS al 2 x 1. Sin embargo, aquí estamos. Frente a frente, sin protección. ¿Qué se siente? ¿Qué se siente estar expuesto y vulnerable? Sentir el miedo aplastándote la tráquea, saborear el infierno en cada beso, rozar el cuerpo que jamás volverá a ser tuyo… Míranos, desvaneciéndonos poco a poco en este revoltijo de mentiras, de pactos silenciosos, de amantes visibles, de amores imposibles. Siéntenos en este espejo donde somos más reales que en la realidad misma, donde dices lo que piensas, donde creo lo que dices, donde el amor nace sin condiciones y muere sin restricciones. Y he aquí una fantasía. ¿Fantasía o Realidad? Para el caso es exactamente lo mismo. Tu y yo no somos ni realidad ni fantasía porque simplemente ya no somos. Sólo estamos. Estar y no ser. Amar y no saber. Mentir y descender. Al infierno otra vez. ¿Pero que diferencia hay? Si el infierno se asoma en la ventana y se ríe en nuestras caras cada vez que me manipulas para conseguirme y yo finjo que te creo. Cada vez que pretendes que me amas, y miento y te digo que también lo siento. Y el destino escupe likes en la cara para recordarme lo patético de este asunto: tu foto de perfil fingiendo pensar en alguna de nosotras o en todas a la vez; esta entrada con pose de confesión; el estado con más verdad de la que parece; un inbox con respuesta pendiente; y tu y yo sin nosotros, ni relación, ni presente y sin condón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s