Crónica parcial de los recuerdos

Omar Téllez / @wlaseva

Pat Perry

Mi nombre es 1945

Vivo en cuatro letras

Y soy las doce y media de la noche

 

Mi nombre es 1945,

habito en la espesura de un nombre

que va moldeando los días

y que en su lugar contesta la noche de las llanuras

 

Soy las doce y media de la noche

De un domingo de ningún mes o de cualquier mes

Mi frente es una naranja acartonada

que deshoja el mundo al pie de un árbol

y vengo consumiendo mi espalda

entre las hojas limpias del sol de mayo

recuerdo que soy un mes que no es abril

y que mi voz es un grillete de pétalos;

                                    una ociosa vocación de exilio

 

No recuerdo,

cuantos sueños tarda un hombre en cuajarse

No recuerdo,

que en este cuarto no pasa el tiempo

       que en este cuarto no se acumula el polvo

 

pienso que soy un hombre de paja

llenando los huecos del tiempo con arena

pienso que mi patria es un lenguaje

que se pierde entre el olor espeso

                                                                       del sudor y la tierra mojada

 

intentaré,

destazar el trazo en miles de langostas

intentaré,

            sentir que las hojas se alzan con su imagen de

ciervo desbocado

sobre los contornos elípticos del miedo

y que el mundo

se pierde en un solipsismo acuoso

 mi nombre es 1945,

mi nombre es el espacio

   en el que se pasean las horas de la madrugada

mi nombre

son los restos vulgares de un soneto galáctico

mi nombre

es una patria perdida

mi nombre es,

                    irrelevante

 

pienso:

que el miedo es una casa de 400 puertas

y que el amor es la partícula más minúscula del odio

pienso:

que el decir de lo dicho no retiene los vértices del cubo

atado a los tobillos

a la estructura angular

de la retícula dónde se traza mi palabra

bidimensional y pálida

 

vivo en Omar

vivo en las granjas estériles de mi consciencia

                                                             mi patria es un recuerdo

de un recuerdo

de un recuerdo

 

aquí no hay más

sólo un cielo atemperado

                                               ignoto, innominado

aquí no cabe más la angustia ni el eco del desierto

acá                  cruza mi madre las horas desnudas

y grita: ¡nada queda en el mundo!

 

ergo el mundo es un vacío

una lata y una puta trampa;

ergo me rasco la cabeza,

ergo miro la pagina y me rio de mi propia estupidez

 ergo putas frases intelectualoides

ergo blando mi omnipotente pene sobre frases intelectualoides

ergo;

escribiré mis memorias en papel de arroz

 para fumarlas

mañana

cubierto de alcohol y queroseno

para encender las neuronas

 y hacer estallar cualquier terminación nerviosa en kilómetros a la redonda

 

no iré a morir a otros lados,

aquí están las palabras

y sus coronas de espejos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s