La última sentencia

Alejandro Peralta / @LiricoAlejandro

images

Porque estamos solos, buscando encontrar lo que nos queda de vida, los silencios marchitos de gotas cayendo sobre nuestro cuerpo, la sangre de la matriz maternal nos ahoga como en Aqueronte. Volvemos a amar lo inerte, a desafiar proezas estúpidas que nos hirieron hace tiempo, cuando podíamos soñar con crecer, creer, ¿morir?.

¿Qué es la vida sino una pantomima que acabó cuando tu mirada cambio de dirección?

No hay amor en una mano herida, no hay corazón en donde no hay venas, no hay odio en la sentencia.

Ven y muérdeme los ojos, hazme sangrar las pupilas, dilata las tuyas, ahógate con mi sangre, yo lo haré con tu saliva, hazme sufrir, no pidas perdón hoy ni nunca, vete lejos y lánzate del puente más alto, regresa a mí, volvamos a soñar.

Erotiza mis caricias, toca tu sexo y desnúdate, baila para mí, llora en mis brazos, no todo está perdido, volveremos a sentir que estamos hechos el uno para el otro ¿Por cuánto tiempo? El tiempo perdido; no importa nada, te tengo y me tienes, y nos hacemos daño, nos encontramos la yugular y hacemos fuentes bermejas y dulces, tan dulce como el sabor de tu entrepierna, tan dulce como el beso de un amante, tan dulce como la cuchilla y la noche a tu lado.

Ven a mí, justicia, tú no entiendes lo que es el amor, ven y encadéname, hazme caminar los pasos necesarios y cuélgame, ¡Tú no entiendes lo que es el amor! ¡No tienes ni una puta idea de lo que es!.

Te veo en el infierno, cariño mío. Te amo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s