El deber de llorar / La noseología: estudio del no saber

Sineád Marti / @_Macorina

123

El deber de llorar

No habrá que guardar en la mueca

Esa gota que no es azul ni es nublado

Que habla con señas y usa gafas de sol.

Se debe llorar.

 

Porque apenas tristes entendemos el gemido

Que sale de las entrañas para conocer al mundo

Y nos enseña primero a correr.

Después a gatear.

 

Habrá, entonces, que llovernos

Que de los poros salga la humedad de todos los bosques.

Una deshidratación de la tristeza

La intoxicación de lo que pasa y no.

 

Se debe llorar como pidiendo la teta otra vez

Aunque terminemos llevando a la boca la mambla sosa del cigarro.

Yo lloro.

Llora también.

234

La noseología: estudio del no saber

Nótese que no te sé.

No sé por quién llorar.

No sé decir adiós en Jueves.

No sé comer con el corazón cerrado.

No sé quién fui ayer.

No sé el secreto de la receta de la abuela.

No sé cortar las uñas de mi enemigo.

No sé si todos los caminos llevan a Roma.

No sé quien inventó el número dos.

No sé si moriré mañana.

No sé si quiero querer.

No sé si el profesor de álgebra es casado.

No sé prender un cigarro.

No sé si tú o si yo.

No sé cuando no.

No sé hablar con Dios.

No sé ser muda.

No sé ver sin mirar a quien.

No sé ser sirena.

No sé a dónde fui a parar.

No sé si me preocupa.

No sé poner las dos mejillas.

No sé durar más de cien años.

No sé morir siendo mala hierba.

No sé tú.

 

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s