Pussy Riot: una plegaria punk

Alfonso Blanco/ @alfonsoblanco

a3

Fotos con los aros olímpicos de fondo, seguridad de primer nivel, todo para mostrar a Rusia como un país resplandeciente. Apostarle todo a un evento en que los ojos del mundo estarían puestos, cubrir con alegría y peluches -de la mascota oficial- la Rusia fascista, que muestra su verdadera cara al finalizar los juegos olímpicos de invierno.

Pareciera que Putin y el Kremlin hicieron todo bien: liberaron a los miembros de Greenpeace, al preso político Mijail Jodorkovski y al grupo feminista punk, Pussy Rioten la antesala de la justa deportiva, nada debía manchar a la nación “perfecta” que vimos por TV.

Seguramente has oído hablar de Pussy Riot. Un grupo anónimo que se niega a tocar en lugares convencionales y pretende derrocar al actual gobierno ruso. Se formó en 2011, luego de que Putin anunciara que volvería a ser presidente –una noticia preocupante para muchos ya que la pobreza, los ataques terroristas, la corrupción y la pérdida de derechos civiles han sido los puntos clave de su reinado en el Kremlin.

a6

Desde su formación, las Pussy Riot han sido protagonistas a nivel mundial, debido a sus actos de protesta, como el “concierto” que ofrecieron en la Plaza Roja, o por presentarse en la Catedral del Cristo Salvador, motivo de su encarcelamiento y posterior liberación en diciembre.

Ser gay en Rusia no es una vida fácil, con fuertes leyes y un creciente rechazo homofóbico por la sociedad, las personas con diferentes preferencias sexuales son perseguidas por grupos radicales, y el simple hecho de ser ayudados por doctores, profesores o psicólogos, es ilegal.

Con tal escenario llegamos al documental “Pussy Riot: a punk prayer” (Mike Lerner, Maxim Pozdorovkin; Rusia-Reino Unido, 2013), que muestra a Nadia, Masha y Katia, integrantes de Pussy Riot.

a5

La cinta explora cómo las fuerzas políticas y religiosas plantearon castigar ejemplarmente a estas tres jóvenes rusas insubordinadas. El documental cuenta la historia de estas chicas a través de entrevistas exclusivas y material nunca antes visto de sus juicios.

Tuvimos la oportunidad de verlo en la sección Dictator´scut, del festival de documentales Ambulante. La función estuvo llena, y es que a nivel mundial la gente se ha identificado con este movimiento, que lucha por el derecho de protesta ante un régimen autoritario.

El británico Mike Lerner, experto productor de documentales para la BBC, HBO y Channel 4; el ruso Maxim Pozdorovkin, joven documentalista ruso, han compuesto un análisis ambicioso del fenómeno en Rusia. A lo largo de seis meses de filmaciones y con la ayuda de numeroso material de archivo, los directores se han acercado a todos los flancos de la polémica: a las chicas, a sus intenciones, a sus reflexiones, a sus palabras directas durante los sucesivos juicios, que acabaron con una sentencia de dos años de cárcel.

También es un vistazo a los antecedentes de cada una de ellas, cómo se formaron (social, cultural e intelectualmente), y abundante información sobre la catedral donde se produjo el incidente. Todo ello con un ritmo de montaje al estilo punk.

Gritar contra el poder político, contra la macabra alianza Iglesia-Estado, en el filme hay ideas claras, un análisis agudo, confrontación, falta de control, anticlericalismo, blasfemia; todos los ingredientes para un ejercicio testimonial, porque de eso van los documentales, constituyen el arma del séptimo arte, son el grito de esperanza en un mundo donde la información se prostituye ante el poder.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s