Oldboy de Spike Lee

Alfonso Blanco / @alfonsoblanco

screen-shot-2013-07-10-at-1-38-02-pm

Solo el que ha conocido el extremo del infortunio puede sentir la felicidad suprema. Es preciso haber querido morir […] para saber cuán dulce es la vida.  Leemos en la introducción de El conde de Montecristo, una de las historias más conocidas de venganza que el mundo del arte conoce, donde Edmundo Dantes es encerrado durante un largo tiempo, en el que es torturado psicológicamente  con los atropellos a su libertad. Increíble que a pesar del tiempo dicha novela se haya mantenido en el recuerdo de los lectores como uno de los más grandes textos de la Literatura; dicho suceso se debe en cuenta a la gran empatía que sentimos con el personaje principal y los infortunios de su vida; aunado a esto, el deseo de venganza, que por muy grande o pequeño todos hemos experimentado alguna vez en la vida.

En el 2003 presenciamos una película que sin pensarlo mucho – después de salir consternados del cineclub o la sala a la que asistimos-, convertiríamos en una obra de culto. Uno de los estandartes para la creación del séptimo arte en Oriente. Chan-Wook Park fue el encargado de dicho acontecimiento cinematográfico, en el que se conjugaban las escenas de violencia con tomas bien pensadas para comunicar por medio de la imagen, y al mismo tiempo cuidar la  estética para con esto ganar un estilo. Después de varios años, y rumores de productores y actores hollywoodenses que afirmaban pertenecer al equipo que habría de hacer el remake, Spike Lee -sin menos controversia por lo acontecido- decide adaptar Oldboy y con esto generar un contenido más cercano al público occidental y principalmente norteamericano.

Puede que haya cinéfilos que no encuentren los motivos suficientes para alagar a Oldboy, sin embargo las opiniones no se dividen en un punto medio, ya que o nos puede gustar superficialmente, como también podemos llegar a considerar a la película como algo sin precedentes. Bien es cierto que la siguiente reseña está pensada para los que ya hemos visto la versión de Wook Park, hecho que no podemos olvidar a la hora de revisar una adaptación de lenguaje y contexto.

Joe Ducet (Josh Brolin) lleva a cabo otro día de rutina en su apretada vida, no logra cerrar un trato en lo que parece ser su última oportunidad dentro de su trabajo, de igual forma no asiste al cumpleaños de su hija, con cuya madre exhibe llevar una vida de perros. El mismo día que pierde el trato, se emborracha perdidamente y es secuestrado, al despertar se encuentra en los cuartos que aparentaban ser un motel; Joe se levanta y se prepara para salir hasta que descubre que está encerrado y la escapatoria no se convierte en algo sencillo. Así pasan veinte agónicos años, en los que por momentos parece perder la cordura, hasta que ve un programa de televisión en el que está siendo interrogada su hija – la que dejó por estar encerrado-; en dicha entrevista expresa que podría perdonar a su padre, por el supuesto asesinato de su madre en el que los medios lo inculpan. A partir de aquí, su forma de vida cambia y se prepara psicológicamente y físicamente para la búsqueda de los hombres que lo mantuvieron preso prácticamente 20 años en el cuarto de un “motel”. Posee una televisión en donde se entera de lo que sucede fuera de su confinamiento.

oldboy-spike-lee-film

Logra escapar abriendo un boquete en la regadera de su baño, pero en un descuido regresa por las cartas que había estado escribiendo. Los gases que solían controlarlo  -para desprenderlo de los bienes personales y sentimentales de los que se hacía dueño-, son activados para ponerlo en estado inconsciente; después de esto es liberado en medio de un valle, a partir de ahí va en búsqueda de su amigo que conoce desde la escuela y que lo puede ayudar a regresar al mundo moderno.

Siguiendo la línea que marca el trama original – pero en otro contexto-, Joe se encuentra por accidente con una activista (Marie Sebastien; Elizabeth Olsen) quien ayuda a la gente de la calle. Es en ella en quien encuentra una ayuda, al mismo tiempo que descubre la historia de su pasado, con el regreso a los lugares y la elaboración de una lista de los posibles enemigos que pudieron haberlo encerrado.

La cámara sabe acompañar a Joe en su venganza, sin embargo no presenta un estilo, simplemente se centra en las acciones, con más violencia gráfica y sexo casi explícito. Una cuestión que presenta el cine de Lee, quien puede ser recordado con más méritos por ser la voz y el reflejo de la raza afroamericana en los E.U. pero no propone nada nuevo, algo que pueda aportar al trama original – lo cual para algunos puede resultar como un “homenaje”, pero para los conocedores de Oldboy no representa alguna perdida si no se ve.

Todos sabemos lo que pasará con el desenlace, pero decidimos posponerlo hasta que la película termina y comprobamos el resultado. De igual forma, la impresión que causé la película podría ser valiosa para los que no han visto la versión original. Al final, nos encoframos con una película que se resuelve y se percibe con prisa – la cual estuvo motivada por los productores del filme, quien decidieron acortar la película de lo que originalmente Lee tenía pensado.

Al final del mes Oldboy se estrena como una alternativa con diferentes resultados para los espectadores, por mí parte tengo muchas ganas de revivir el clásico de Chan-Wook Park, en la comodidad de mi casa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s