Vamos a jugar al infierno

Alfonso Blanco / @alfonsoblanco

3

Park Chan-wook, Kim Ki-duk, Takashi Mike, Shion Sono o Wong Kar-Wai, directores proyectados en cineclubes que amenazan con caerse en una sola pieza. Espacios de proyección que exhiben maratones nocturnos con títulos que raspan, incomodan y al espectador novato lo confunden en la distinción entre snuff gore. Los espectadores del primer bando son tachados de ingenuos cuando descubren el cine incendiario y casi subterráneo, alejado del cine hecho en Occidente muy al estilo Oriental. El segundo grupo de espectadores llegan a creerse los descubridores de una nueva generación de cineastas revolucionarios, auténticos “críticos de cine”. Nunca es tarde para descubrir el cine, mucho menos una corriente o directores enmarcados en una línea creativa. Desgraciadamente para los autoproclamados “críticos” no existe un reconocimiento por “descubrir” antes, este o aquel cine.

De la mano de la Cineteca Nacional y su programación llega Vamos a jugar al infierno, de Shion Sono. Cineasta quien ha dirigido alrededor de 30 películas que han llegado a romper las barreras que crea la distancia entre los países, convirtiendo su filmografía en auténtico cine de culto. El guión había sido concebido hace 20 años, después de tanto tiempo Sono recrea una película desbordante de escenas sangrientas y actuaciones sobradas -pero generadoras de un humor ácido-.

dff

Los Fucker Bombers, tres entusiastas amigos con cámara en mano, se dedican a grabar películas de aficionados. Sueñan con realizar una obra maestra, aunque sea solo una. Al mismo tiempo, descubrimos la lucha entre dos bandas yakuzas: una dirigida por Ikegami (Shinichi Tsutsumi) y la otra por Muto (Jun Kunimura), cuya hija Mitsuko (Fumi Nikaido), una estrella infantil de un comercial famoso de pasta de dientes, quiere convertirse en una gran actriz para cumplirle el sueño a su madre Shizue (Tomochika), quien está a punto de salir de la cárcel después de acabar con varios yakuzas ella sola. Las divertidas coincidencias unen las dos historias, para que al final Hirata termine por dirigir la película de su vida, en la que Ikegama y Muto se matarán de verdad -con todo y Katanas- frente a las cámaras.

Las referencias a Cinema Paradiso, Bruce Lee y las películas de yakuzas, se hacen presentes en un bombardeo de escenas llenas de miembros y sangre volando por doquier. Las actuaciones llegan a los extremos. Sono muestra seres que explotan sus roles desquiciados y violentos, y al mismo tiempo les da un toque de descaro en sus diálogos. El humor ácido de Vamos a jugar al infierno no es una válvula de escape a la trasgresión, ya que en ningún momento de la película se hace presente.

“Un poco más y termina por arruinarlo todo” o “Por favor no sigas más, puedes arruinar la película” son comentarios que me pasan por la mente cuando se abusa en demasía de un argumento cinematográfico que puede funcionar a cucharadas, pero que de otra forma termina por llenarnos la boca de un golpe. Y es que no es necesario que el espectador se crea lo que ve en la pantalla, debemos desechar esta opinión que se podría generar con un cine como el de Sono – es más recordemos a Tarantino-. Hay que reflexionar: ¿hasta qué cierto punto el director sobrepasa un aspecto visual en su película?

Los Fucker Bombers muestran la etapa en la que los directores se topan con barreras para poder realizar cine. La fascinación de Hirata – “jodidamente genial”, como él describe al presenciar la matanza-  y sus sueños por dirigir una película son entrañables, como lo es de igual forma la grabación en 35 milímetros que los Fucker Bombers ocupan para realizar su película en un claro homenaje a la realización de cine que agoniza día con día ante lo digital. Vamos a jugar al infierno es de esas películas que debieron guardar una que otra escena, de esas un poco sobradas. De cualquier forma es Shion Sono, y su más reciente película es de las más recomendables en la 56 Muestra Internacional de Cine de la Cineteca Nacional.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s