Cuídese mucho

Sineàd Marti / @_Macorina

HOLA

Me hubiese gustado que las cosas fueran de otro modo.

Cuídese mucho.

X

Justo a un lado de la obsesión infinita de Kusama, quizás menos brillante que los flashes que se escapan en la instalación del “Infinty Mirror Room”, podemos descubrir a Sophie Calle y su compromiso de cuidarse mucho.

Pero hoy, sería la peor de las farsas tratar de prolongar una situación que, lo sabe tan bien como yo, ya no tiene remedio…

Y es que El Museo Tamayo presenta desde el 30 de Octubre y hasta el 1 de Marzo la exposición de la francesa, titulada “Cuídese mucho”, la cual presenta un análisis desde diferentes posturas acerca de lo que parece un e-mail de (des)amor.

Sophie Calle, parisina nacida en 1953, es reconocida internacionalmente por plasmar su obra sobre el lienzo de su vida personal, siempre conservando una perspectiva única y en ocasiones controversial. En esta ocasión se inspira en un correo electrónico en el cual su entonces pareja se despide de ella, no sin antes pedir algo a cambio: cuídese mucho. La artista decide compartir el e-mail con 107 mujeres para que den una interpretación desde su profesión u opinión.

La exposición consiste en la presentación de fotografías de algunas de las 107 mujeres leyendo el e-mail, mostrando de alguna manera el enfoque desde donde lo abordarán. Posteriormente son presentados videos en los que se puede mirar a las mujeres que participaron y su manera singular de expresar su análisis.

Por los muros cuelgan las contribuciones psicoanalíticas, lingüísticas, poéticas y hasta de una cacatúa. Se trata de una exposición artística que confronta a uno mismo con lo tangible del adiós.

Puede usted percibir, lector, una nostalgia antes y después de entrar. Y si es ambicioso también un sentimiento de impotencia porque no pudo usted pensar antes en hacer una exposición como ésta en las múltiples ocasiones en las que ha sido dejado.

En lo personal, he de decir que he disfrutado de manera especial la experiencia de prestar el hombro a una Sophie que llora en silencio. Uno puede jugar con la idea de escuchar a una mujer que pide un consejo, incluso que le digan que le puede perdonar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s