Ida, el pasado que se queda

Alfonso Blanco / @alfonsoblanco

image

Durante la segunda guerra mundial, Polonia se vio envuelta en un exterminio sistemático por parte de los alemanes, quienes situaron algunos de los campos más grandes de concentración alrededor del país. También se encontraban los soviéticos, quienes deportaron a miles de polacos a Siberia y al mismo tiempo eliminaron a muchos ciudadanos.

En Ida (2013), la Polonia de posguerra es retratada a través de la lente de dos personajes con dos vidas distintas: la de una novicia (Anna, Agata Trzebuchowska), que está a punto de hacer sus votos y la de su tía (Wanda, Agatha Kulesza), una mujer que duerme con distintos hombres cada noche. Las dos son las únicas sobrevivientes de una familia judía que vivió escondida por los habitantes de un pequeño pueblo. El encuentro tiene lugar cuando Ida se entera de la existencia de un familiar cercano y sale unos días para conocer a su pariente antes de tomar los votos. El día que llega, sin muchos ánimos, es recibida por Wanda, quien le comunica de manera poco empática los principios de su vida.

La muerte de sus padres y sus raíces judías son hechos que hacen que Anna quiera conocer más sobre su pasado. Tras pensárselo bien y plantear un segundo encuentro entre familiares, pues la primera vez las cosas fueron muy hostiles, deciden viajar hasta el pueblo para ver el lugar donde están depositados los restos de sus padres; este viaje lo realizan con la advertencia conocida de que la mayoría de los cuerpos de la comunidad judía fueron enterrados en fosas comunes o simplemente se perdieron sus rastros.

Al llegar al pequeño pueblo comienzan a preguntar entre los personajes que viven en las tierras que posiblemente fueron el lugar donde los padres de Anna vivieron. En una de las casas los reciben con cierta distancia, como queriendo esconder algún hecho; deciden regresar y ahí se enteran de que el padre de la familia que vive en la pequeña cabaña, fue el hombre que escondía a la familia de Anna, pues se registraban muchas detenciones y asesinatos para las familias judías.

Los sucesos que acontecen en el pueblo van develando parte de la historia sobre la que está cimentada la vida de Anna. Su futuro que creía claro se va manchando y gira entre nuevas experiencias. El deseo por el músico de ambulante al que le dan un aventón en uno de los viajes y la vida que no conoce limites de su tía.  Todo va eclipsando poco a poco dentro de Anna, quien tiene que decidirse en la vida.

image

Pawel Pawlikowski (Polonia, 1957), estudió Literatura y Filosofía. Comenzó como director de documentales en la televisión británica. En 2004 dirigió My summer of love a la que le siguió Oculta pasión (2011). Con Ida no tenía bien definido la actriz que interpretaría el papel principal, por lo que decidió pedirle a sus amigos que tomaran fotos en secreto de mujeres en la calle; fue así que en un café descubrieron a Agata Trzebuchowska y la hicieron aceptar realizar el casting.

Trzebuchowska brilla en la pantalla ¿o es la cámara la que hace que centremos la mirada? Lo que se nota a primera vista es la maravilla de la fotografía, un blanco y negro que juega bien con el encuadre 4:3. El primer trabajo de Pawlikowski en su natal Polonia y el retrato de una nación de los años 60 requerían una foto cruda.

Si Anna y su actriz debutante crean algunas dudas, la veterana Agatha Kulesza en la piel de una alcohólica, dota a la película de una fuerza importante. Los pequeños tintes de Road movie que viven los personajes en Ida hablan de esa dificultad que tenemos los humanos para con el pasado, ya mejor ni hablemos del futuro. Las vías por las que Wanda y Anna caminan después de conocerse son distintas, pero no por eso carecen de un cambio radical tras lo sucedido.

Algunos amigos del medio hablan del tardío reconocimiento en México a esta gran película. Para los amantes de las imágenes hechas poesía la podremos disfrutar en la #57Muestra de la Cineteca Nacional. En mi gusto personal una de las propuestas más interesantes de la selección.

Una respuesta a “Ida, el pasado que se queda

  1. Pingback: Predicciones para el Oscar 2015 | Metascopios·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s