Pedaleando en las ondas de radio _ Bicitlán

Gerardo Pimentel “Zopi” es vocalista de la banda de reggae Los Rastrillos, locutor del programa “Reggaevolución” y cada miércoles a las 11 de la mañana transmite Bicitlán en Reactor 105.7

*La entrevista fue publicada originalmente en Metascopios_ No.3, pueden leer la revista digital completa aquí

21

¿Qué representa para ti la bicicleta?

La bicicleta ha sido para mí como una compañera desde la infancia. Ha estado conmigo y de alguna manera he madurado con ella. Se ha convertido en una herramienta, en un medio de transporte y en un vehículo de pasión de mis actividades diarias.

¿Desde cuándo la usas?

Haciendo cuentas, la primera bici que tuve fue la de mi abuelo. La heredó mi padre. Era una bici de cartero de doble barra y como tal fue mi primer contacto con la bici. Metía el pie en el cuadro para poder subirme a ella y daba vueltas en el patio. Después, mi madre me regaló una bici, fueron los últimos reyes magos que tuve, me dieron una Shimano de carreras; eso fue como a los 12 años y todavía la conservo.

¿Cómo interactúa la bici en tu día a día?

La bici comienza a ser utilizada en la niñez de forma recreativa en la mayoría de los casos. Yo no era consciente de su impacto, pero me movía en ella para ir a la escuela y para ir con los amigos. En cualquier día común, la bici está vinculada en mi vida. La uso unas tres veces a la semana. Hay veces en el trabajo en que las distancias son más largas y tengo que usar el transporte público, pero los demás días que son movilidades cortas, y los miércoles para ir al programa, me muevo en ella. En los fines de semana lo hago por gusto, salgo a rodar en el grupo “El Gato”, que está dedicado a la bici de ruta.

¿Tienes o has tenido carro?

No tengo carro, el auto era de mis padres, pero eso fue en la adolescencia.

Si tuvieras la oportunidad de indicarle a los entes gubernamentales 2 pasos para mejorar el ciclismo urbano, ¿Cuáles serían?

La creación de más infraestructura. Un compromiso de parte de ellos en transformar la ciudad, que se atrevan a invertir. Hay muy buenos deseos e ideas, pero lo que hace falta es recurso. Ya se vio que si no hay presupuesto no habrá cambio. Lo segundo, es voltear a ver las condiciones en las que está la cultura vial. Hay un retraso y un abandono de muchos años. Siempre se le ha dado todo al automóvil y va a llevar mucho tiempo revertir eso y hacer un equilibrio para tener condiciones más parejas para el peatón, el ciclista y el usuario del transporte público.

¿Qué crees que va primero? ¿Cultura ciclista o infraestructura ciclista?

Yo creo que van de la mano, lo ideal sería hacer un plan integral donde haya planeación y difusión. Se tiene que contemplar a la gran cantidad de usuarios; por ejemplo en las periferias de la ciudad, ahí siempre han existido muchos ciclistas y no han dependido de la infraestructura que ahora se está haciendo, por eso se tiene que contemplar a todos para que haya una movilidad eficiente.

Dentro del boom del ciclismo urbano hay quienes piensan que es una moda ¿tiene algo de cierto?

Sí, la moda a veces tiene algo de bueno. La moda hace que se vuelva visible; hace que la clase media y la que tiene dinero se interese en ella, y esto vuelve viral la cuestión del consumo. Hay unas partes que se pueden aprovechar y otras que no, pero es cierto que hay una moda de la bicicleta.

¿Cómo surgió la idea de hacer un programa como Bicitlán?

La idea fue de mi pareja, quien es la jefa de contenidos. Ella propuso a Reactor hacer un programa sobre la bicicleta. Ambos tenemos un gusto por el ciclismo, yo estaba también reconectándome con la bici. Coincidió que Reactor iba a abrir una barra de programas especiales, la idea les gustó mucho. Por parte de la estación desde un principio hubo apoyo completo. El resultado fue rápido pues ya teníamos contacto con los grupos que había en la ciudad. Cuando comenzamos a generar el programa con el equipo – María Rivera en los contenidos, José Luis Aragón en la producción y yo en la locución-, funcionó muy bien el rating y el programa empezó a jalar.

¿Como tal es el primer programa de ciclismo urbano?

Ya había otros en la red y existían de ciclismo deportivo, pero nosotros somos los primeros en el formato. Son programas en vivo pero con información. El objetivo del programa era crear una red con la comunidad ciclista, pero a la vez llevar información al usuario. La diversidad del programa nos permite hablar de movilidad, de urbanismo, de salud… Lo interesante es la transformación de la gente a través de la bicicleta, es lo que nos ha dado la oportunidad de contar historias de personas.

¿Personalmente qué es lo que más te gusta o lo que más te ha llenado de estos años con el programa?

El proceso ha sido un aprendizaje continuo, porque lo que hacemos es darle voz a toda la comunidad ciclista, ellos son los que están especializados en diversas áreas. Nos ha sorprendido la fuerza que tiene la bicicleta como generador de cultura. Encuentras gran diversidad de cosas que tienen que ver con la bici, desde la comida, el gozo, el baile, la música…Sentimos que colaboramos con la ciudad.

¿Cómo seleccionas a los invitados?

Es una labor constante de la jefa de contenidos, todo el tiempo está buscando a través de la redes sociales y de contactos que nos hacen llegar nuevos grupos y colectivos. Los mismos compañeros van divulgando y transmitiendo de boca en boca la información. Al mismo tiempo es un programa de investigación, se tiene que trabajar toda la semana para sacar el programa.

¿Piensas que existe una conexión entre tu lado musical y la bicicleta?

Claro, siempre ha estado vinculada. Cuando yo estudiaba música la bici era parte de mi ir y venir. En la música, ideologías que están impregnadas en la lírica, en el fondo también tienen similitudes con el ciclismo urbano. Hablamos de lo mismo, de conciencia ambiental, de buscar un equilibrio con tu cuerpo. El mensaje social es transformar, crear un mejor lugar en donde estar, que las cosas se pacifiquen. La bici es una forma de recuperar el espacio público.

¿Dos consejos tuyos para que la gente se anime a tomar a la bici como un estilo de vida?

Pues primero es perderle el miedo a la ciudad en bici. Entender que la bici es un instrumento muy noble. A partir de ahí acercarse a un grupo, para entender que la ciudad se puede ver de otra manera. Los grupos son una forma de adquirir seguridad. La otra, es volverse una persona más segura arriba de la bici: con las luces, el caso o hasta un chaleco.

Sigue a Bicitlán en Twitter@BicitlanRadio

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s