Pachuk’ Cartonera: El otro lado de la hoja en blanco

Sineàd Marti / @_Macorina

292432_131801483630980_670354744_n

Cortesía Pacuk’ Cartonera Editorial

Encontramos en el escenario capitalista actual de nuestra sociedad un guión que se viene gestando desde hace no mucho. En el 2003, comienza en Buenos Aires una tendencia que apuntaba a hacer frente a la problemática económica de ese entonces: libros independientes, ejemplares con tapas de cartón.

Se trataba de un fenómeno social representado en la artesanía involucrada en la elaboración de los ejemplares. Se compraba el cartón de los cartoneros y se les pagaba por un kilo el triple de lo que recibían de las plantas de reciclaje. Posteriormente el cartón era recortado y transformado en las portadas de los libros que contenían las fotocopias de cuentos y poemarios donados por escritores como RicardoPiglia, Fogwill, César Aira, entre otros (Bilbija, 2010).

Eloísa Cartonera, la primera editorial de este tipo, tenía una filosofía que reflejaba el deber de publicar y difundir libros a un precio accesible mediante la autorización de publicación de los autores. De la mano aparece en nuestra ciudad, “Pachuk’ Cartonera”; un proyecto que busca anexarse a otros encaminados a la difusión cultural y artística en el estado.

“Pachuk’ Cartonera” es una propuesta que busca el desarrollo de habilidades para la vida a través del fomento a la lectura, la cultura, el arte y las ciencias mediante intervenciones psicosocioculturales, esto a través de talleres, pláticas, investigación, asesoría psicológica y publicaciones literarias o de difusión científica.

14

La idea nace luego de que los fundadores del proyecto tuvieran cercanía con otra cartonera en el estado de Guadalajara, de ahí que miraran el concepto de las cartoneras como una oportunidad para acercar los libros a la gente. En esta segunda ocasión lanzan “Y.9K”, una antología de cuentos de ciencia ficción que busca ponerle un sitio que se mira perdido a la ciencia ficción en México.

Fue el día de de ayer, 10 de diciembre, en la Biblioteca Central del Estado de Hidalgo Ricardo Garibay, cuando se llevó a cabo la presentación editorial de esta propuesta. Compuesta por 9 cuentos, “Y.9K” busca reivindicar este género literario en nuestro país. Dentro de los autores encontramos a 7 mexicanos, un chileno y un argentino, quienes abarcan temáticas que van desde el origen de la tierra hasta la estética humana.

25

Parece prudente voltear la mirada para ver estas propuestas que dan un primer paso a la apertura de realidades diversas; en este caso se trata de crear una literatura que se deje tocar por los jóvenes, accesible y de interés. Que haga frente a la situación educativa y cultural del contexto más próximo.

Habrá entonces que seguirle el paso a “Pachuk’ Cartonera” y esos otros proyectos que se encuentran gestándose en algún rincón de la ciudad, esperando pertenecer a una red que encuentre apoyo para un mayor alcance en la población de Pachuca.

Y.9K” y otros títulos de la editorial pueden encontrarse en venta durante las presentaciones editoriales de “Pachuk’ Cartonera” y en la librería “Dragones y Dinosaurios”

Sigue a Pachuk’ Cartonera Editorial en Facebook.

2 Respuestas a “Pachuk’ Cartonera: El otro lado de la hoja en blanco

  1. Está super padre la onda cartonera, pero el problema en Pachuca es que este tipo de editoriales producen libros feos. Que un libro sea producido con los recursos más elementales no lo obliga a ser un libro feo. Hay que ver el caso de la editorial de Yax Kin Melchy para descubrir cómo es posible cresr libros de cartón que, de tan cuidados, funcionen como verdaderos objetos de arte. El otro problema es el catálogo: vemos el inicio de las cartoneras en Argentina dursnte la crisis con libros de Aira, Piglia, etc. y ¡wow! Grandes autores, magnificos libros. Lo mismo con Kodama en Tijuana, y muchas otras en México que publican a escritores emergentes con propuestas que nos vuelan los sesos. Y luego: Pachuca. Vemos sus catálogos: lo único rescatable son las reediciones de autores consagrados. Lo que se llega a publicar del ‘talento local’ es bien, bien malito, con todo el respeto que me merecen. Vuelvo al inicio: que sean libros hechos de basura no implica que su contenido o su apariencia tengan que estarlo (o serlo) también. Aprendamos de las cartoneras que hacen trabajos ejemplares. Es mi sugerencia y mi opinión.

  2. La belleza depende de quien la mire. La belleza de las editoriales cartoneras radica en su diversidad (no hay un molde ni reglas a seguir), en que están dialogando animadamente entre sí, inspirándose mutuamente y, en varios casos, también apoyándose. Cada editorial cartonera se construye y trabaja a partir de su propia realidad y objetivos, y cada una aprende y se define sobre la marcha.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s