Boyhood, cine para la vida y la nostalgia

Itzia Sánchez / @ItziaRoxer

image2resize

Apostar por un proyecto como el que fue Boyhood no era fácil: la idea de realizar una película durante 12 años, sonaba, además de innovadora, complicada e irracional; pues en un mundo tan voluble como el nuestro existen riesgos de diferente índole, además del temor de que alguno de los actores abandonara la producción -Lorelei Linklater, hija del director, en el tercer año de rodaje preguntó por la posibilidad de dar fin a su personaje- y sobretodo, al final del camino, enfrentarse a un público que ya no está acostumbrado a disfrutar de un cine sin extravagancias, un cine con historias sencillas donde importe más el contenido que la forma ya que después de hora y media la incomodidad en la sala de proyecciones se hace más notoria, empiezan los cabeceos durante las escenas largas, la impaciencia por ver que “algo pase” y la necesidad de tener cientos de efectos visuales o el rostro de algún actor conocido que atraiga a las masas.

El director Richard Linklater (conocido por la serie Before Sunrise, Before Sunset y Before Midnight) confiando en su talento y el de su equipo de trabajo, tomó el reto y en enero del 2014, el filme (que en su momento fue llamado Linklater’s 12 Years Project) llegó a la luz en el Festival de Cine Sundance bajo el título de Boyhood, una cinta que sigue en tiempo real la evolución de Mason y su familia en un ambiente común como el de cualquiera, mostrando los retos simples de la vida como sobrevivir a la pubertad, las mudanzas, ser madre o padre soltero, las responsabilidades, las malas decisiones, los amigos que se dejan atrás, los que llegan, los sueños que nacen, los que no se cumplen; el amor, la presión sexual, los divorcios, las graduaciones, los juegos, los momentos incómodos, etc.

BostonBoyhood

Al iniciarse los primeros minutos del filme tenemos la sorpresa de escuchar los acordes de Yellow, una de las canciones más populares del grupo británico Coldplay, algo no muy común dentro de los filmes independientes que tratan de evadir cualquier referencia hacia la cultura popular; no obstante, el director va utilizando este recurso como medida de tiempo, haciendo evidentes los cambios generacionales en la música, televisión, tecnología, política y las modas norteamericanas más icónicas de cada época por la que pasan los protagonistas. Lo especial de todo este proceso es la manera tan natural en como los personajes se desenvuelven, crecen y envejecen a la par de la historia y los años, por lo que no hubo la existencia de emociones sobreactuadas, maquillaje en exceso (si de mostrar las imperfecciones de la vida se trataba, no había que gastar tanto en maquillaje), utilería o ambientes falsos que quitaran el increíble estado de pureza y realismo en que nos sumergen los 165 minutos que dura la película.

En cuanto a la parte técnica el director resolvió grabar todo en 35 mm, un formato usado durante décadas en la historia del cine que ha sido desplazado por el formato digital, sin embargo Linklater prefirió no hacer esta migración para que todo el filme se viera como uno solo y evitar que la continuidad estética se viera afectada, además de que la edición permitió que los cortes entre épocas no fueran tan abruptos y el público digiriera mejor el ver a los personajes crecer de un segundo al otro. La fotografía sigue la esencia de toda la obra: sencilla y maravillosa, sin tomas complicadas pero muy bien realizadas, sin composiciones demasiado elaboradas pero que cumplen con su función.

Para México, Boyhood llega a los cines en enero 2015, y desacuerdo con decir que esta no sea una película para todos, pues una historia tan honesta y con personajes tan bien construidos no puede pasar por alto sin causar un pequeño golpe de nostalgia en el espectador. A pesar de que en gustos se rompan géneros, el público debe dar la oportunidad a que Linklater y todo su equipo de producción los lleven a revivir los momentos simples pero importantes de la vida con esta singular obra que han creado.

Una respuesta a “Boyhood, cine para la vida y la nostalgia

  1. Pingback: Predicciones para el Oscar 2015 | Metascopios·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s