Violencia y entretenimiento, cine gore y cintas snuff pt.1

Itzia Sánchez / @ItziaRoxer

 grandguignol2Durante el año 1897, cuando la filosofía naturalista reinaba en la mente de académicos y ciudadanos, un policía parisiense llamado Óscar Metennier compró una antigua capilla gótica que posteriormente transformó en su propio circo de los horrores. Se le llamó El Grand Guignol, y fue reconocido por presentar espectáculos de terror extremadamente truculentos y terroríficos cuyo principal objetivo era conseguir el máximo impacto en el espectador. El éxito de cada representación se medía por el número de espectadores que perdían el conocimiento, con record que se situó en 15 desmayados. La temática de las obras allí representadas eran principalmente venganzas por infidelidades, horribles experimentos corporales, amputación de miembros con serrucho, descuartizamientos y sobretodo sangre…mucha sangre. A este teatro y a sus eventos se les consideran el antepasado directo del cine gore ya que durante mucho tiempo la representación del terror en el arte y el espectáculo fue una traslación estilizada de la realidad, pero tardó décadas en convertirse en el festín de sangre y vísceras que hoy conocemos.

 Así llegamos a los años 60 cuando los productores y directores americanos comenzaron a buscar motivos lo suficientemente atrayentes para que la gente acudiera al cine. El primer recurso fue el sexo pero cuando la fórmula de este se había agotado, encontraron en la violencia una solución atractiva y barata. Herschell Gordon Lewis, un director de porno serie z (películas de muy bajo presupuesto y de muy mala calidad) decidió utilizar decenas de galones de sangre theatrical que le había sobrado para crear nuevas obras de culto. Así nació Blood Feast, considerada la primer película splatter gore en la historia, que relata los asesinatos de diferentes chicas por parte de dos hombres que veneran a una diosa egipcia. La única intención de este y de los primeros cultivadores del género era causar fuertes sensaciones en unos espectadores que, si quedaban convencidos, volverían a pasar por taquilla. Todo el morbo que se creaba en torno a sus cintas se vio saciado una vez que eran vistas. Sí, lo que las hacía tan aterradoras y exitosas a la vez era el descaro con que las mostraba, sin recatos, lo que llegaba a convencer a la audiencia. La noción de la violencia era entonces limitada, hasta que alguien decidió jugar con esos límites y traspasarlos. La gente estaba advertida, en más de un sentido se les dijo que sería insoportable, sangriento, un “aléjate mientras puedas”. Obviamente las entradas de cine se vendieron al por mayor pues, si le dices a alguien que no abra esa puerta, existe una gran probabilidad de que haga lo contrario.

Blood Feast

Blood Feast

El gore, como subgénero del cine de horror, apela a lo real y sangriento para causar miedo. Evidencia la fragilidad del cuerpo humano y muestra lo que puede suceder cuando esto es explotado en pos del dolor. Y como la curiosidad es propia del ser humano, el gore cumple esa cuota morbosa de mostrar respuestas visuales al ¿qué pasaría si?… Es uno de los más explotados y de los más menospreciados por la crítica y el público conservador que ve en él un ejemplo enfermizo de entretenimiento vulgar y corriente. Sin embargo las propuestas de este tipo de cine y sus temáticas en ciertas ocasiones dicen más sobre la naturaleza humana y su lado obscuro que un filme de “calidad”. Refleja a las sociedades de su momento explorando sus paranoias y temores ocultos rompiendo con las reglas del buen cine.

El autor Carlos Losilla en su libro Introducción al cine de terror nos dice que la represión sexual actúa como una pulsión que inexorablemente conduce al horror, y este tipo de cine mezcla fuertes dosis de realismo y adrenalina recuperando o actualizando viejos mitos, creando nuevas fórmulas de explotación. Pero mientras en el cine de terror se intenta restablecer el orden social y moral mediante el triunfo de la fuerzas del bien sobre el mal, en las películas gore abunda la falta de trama y orden. Todas las viseras, sangre, sustancias viscosas y demás (splatter) funcionan como una metáfora de los chorros de esperma y otras secreciones propias del cine XXX. El crítico de cine Michael Arnzen sostiene que «el espectáculo violento reemplaza cualquier intento de estructura narrativa, ya que el gore es la única parte de la película que es consistente. Estas películas además presentan narraciones entrelazadas, incluyendo «montajes repletos de movimientos de cámara, tomas cruzadas de cazador y cazado, y siniestras yuxtaposiciones y contrastes”

images

Psicosis (1960)

Alfred Hitchcock fue otro pionero en la relación sexo – sangre y la utilización de la figura del asesino psicópata en Psicosis (1960) especialmente en la famosa escena cuando Norman Bates irrumpe el regaderazo de Janet Leigh asestándole decenas de cuchilladas. Posteriormente fue Quentin Tarantino con su famosa cinta Pulp Fiction que condensa las inquietudes de un cineasta que ha profundizado en los terrenos de la sangre y la brutalidad. Es una colisión de sangre, sadismo y humor que nutre a una cultura dispuesta a alimentarse de sangre y morbo.

El gore ha detonado el surgimiento de realidades inconcebibles. La gente quiere ver lo prohibido, se encienden sus sentidos al imaginar una realidad detrás de la realidad, pasando ahí a un lado suyo, sin que ellos se percaten. Lo oculto, lo siniestro… En su país, en su ciudad, en su colonia, en las narices de ciudadanos tan decentes y bien portados.

La segunda parte del texto mañana

 Este texto se publicó en la edición 4 de la revista Metascopios_

Una respuesta a “Violencia y entretenimiento, cine gore y cintas snuff pt.1

  1. Pingback: VIOLENCIA Y ENTRETENIMIENTO, CINE GORE Y CINTAS SNUFF PT.2 | Metascopios·

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s