Frei Otto, la arquitectura teutona y su Pritzker

“Frei Otto no fue sólo uno de los más inteligentes e influyentes arquitectos y espíritus visionarios del siglo XX, con sus pioneras invenciones estructurales, su diseño social basado en el humanismo profundo, su creencia en la investigación fundamental y la forma en que define la arquitectura como el trabajo en equipo –una interacción de conocimientos colectivos de expertos interdisciplinarios– tuvo, tiene y tendrá un impacto esencial en generaciones de arquitectos de todo el mundo.”

Kristin Feireiss

1

El día lunes 9 de marzo recibimos la noticia de una gran pérdida para la arquitectura, pero también de un galardón muy merecido para el arquitecto alemán Frei Otto. Con 89 años y una vasta experiencia nos deja no sólo un nombre de otro ganador del premio Pritzker, sino un legado arquitectónico que muchos de nosotros deberíamos seguir más de cerca.

Otto, más allá de ser un arquitecto, dedicó gran parte de su vida a la cuestión ingenieril y estructural para lograr así obras más completas. Innovador de renombre mundial en la arquitectura y la ingeniería, pionero en techos modernos de tela sobre los dispositivos de tracción y otros sistemas de construcción tales como conchas de rejilla, bambú y celosías de madera. Creador de importantes avances en el uso de aire como un material estructural y a la teoría neumática, y el desarrollo de techos convertibles.

2

A favor siempre de la colaboración en la arquitectura, hizo que los resultados de la investigación estuviesen a disposición de otros arquitectos. Otto escribió extensamente a lo largo de su carrera. Su libro Biology and Building’ se publicó en 1972 con un segundo volumen el año siguiente. La investigación posterior condujo a Otto a escribir sobre las propiedades estructurales y constructivas del bambú, los crustáceos y las “burbujas de jabón”. En 1994, publicó ‘Ancient Architects’, en donde hablaba de invenciones estructurales desde los primeros días de la construcción.

Junto a Frank Ghery y Buckminister Fuller lideró la vanguardia en formas orgánicas del siglo XX y parte del XXI. Una de sus obras más reconocidas, es sin duda el estadio olímpico de Múnich (Olympiastadion München) construido con capacidad para 69,250 espectadores albergados, principalmente, en los Juegos Olímpicos de Múnich 1972, aunque dos años más tarde fuera sede de la Copa Mundial de Fútbol 1974.

3

Con múltiples reconocimientos a lo largo de su carrera, entre ellos un Doctor Honoris Causa, la medalla Thomas Jefferson en Arquitectura y una Medalla de Oro del RIBA (Royal Institute of British Architects) por su obra, Frei Otto se convierte en el primer arquitecto en recibir el premio Pritzker a título póstumo. La ceremonia de premiación se llevará a cabo en el mes de mayo, en donde se ha previsto que algunos colegas y ganadores del premio hablen de la vida y obra de este sobresaliente artista.

4

 Visita http://www.pritzkerprize.com/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s