Mad Men, el final de una época

Alberto Molina / @stjimmy89

mad-men

Mad Men: Término acuñado a inicios de los años 50’s para describir a los publicistas de la Avenida Madison en Nueva York –ellos mismos lo acuñaron.

Cortinilla: Un hombre de negocios viste un traje negro, entra con pasos seguros en una amplia oficina con estilo sesentero. Deja en el suelo un portafolio que carga elegantemente y se queda parado en medio del lugar cuando de repente todo se desvanece; segundos después se le ve caer entre edificios que reflejan íconos publicitarios de antaño, para finalmente verlo reposar en un cómodo sillón mientras sostiene un cigarrillo.

¡Bienvenidos a los años 60’s! ¡Bienvenidos al mundo de Mad Men!

La serie

Handsome-Actor-of-Mad-Men-TV-Serial

El productor y escritor estadounidense Matthew Weiner, ha declarado que fue en 1999  cuando escribió el guion del episodio piloto de Mad Men, trabajo que convenció a David Chase para hacerlo partícipe como escritor y productor durante las dos últimas temporadas de su aclamada serie para la cadena HBO, Los Sopranos.

El primer episodio de Mad Men se transmitió en Estados Unidos por la cadena AMC el 19 de julio de 2007. A la fecha, ya en su séptima y última temporada, ha obtenido 15 premios Emmy, incluyendo el reconocimiento a Mejor Serie Dramática por cuatro años consecutivos, así como cuatro Globos de Oro por Mejor Serie Dramática y Mejor Actor, por el papel protagónico interpretado por Jon Hamm.

La historia

Nos ubicamos en noviembre de 1960 en la ciudad de Nueva York, donde la publicidad empieza a formar parte importante de la cultura estadounidense definiendo un estilo de vida, no sólo para la sociedad, si no para aquellos que son parte de esta ‘labor’ creativa y de expansión económica.

Matthew Weiner nos introduce en el mundo de la publicidad  a través de la agencia ficticia Sterling & Cooper, en ella nos presenta a Don Draper, director estrella del área creativa  “S & C”, de quién a través del quehacer publicitario y el transcurrir de la época ‘de esplendor’ en la cual vive, seremos testigos no sólo de sus ascensos y descensos al éxito dentro del ‘negocio’, sino también de su vida personal.

El fenómeno televisivo

MV5BMTQzNTM5NjI0OF5BMl5BanBnXkFtZTcwNDQzODAwMw@@._V1__SX1303_SY591_

Esta serie ha revolucionado la televisión estadounidense, la cual, lejos de su vistosa estética que recrea la época de los años sesenta y su homenaje al negocio de la publicidad en Estados Unidos, marca un parteaguas por la gran capacidad narrativa de su creador y su innegable honestidad para hacer una radiografía sobre la sociedad americana afectada por su propia cultura.

La serie no busca enaltecer al hombre exitoso, al contrario, Don Draper es exitoso cuando inicia la serie, y durante las siete temporadas vemos una compleja construcción de su personaje, atormentado por sus acciones y su pasado.

Weiner busca reflejar el machismo preponderante de la época en sus personajes masculinos, pero las protagonistas sobresalen para contrastar en este ‘universo machista’, en donde  personajes como del de Peggy Olson interpretada por una estupenda Elisabeth Moss o el de Christina Hendricks como la inolvidable Joan Harris, una exuberante jefa de secretarias de explosivo carácter, dotan a la serie de una fuerza dramática impresionante como estandarte del género femenino que las convierte en parte angular de la agencia.

En Mad Men nos encontramos con un estilo narrativo peculiar, en donde el espectador tiene que ser muy observador para descubrir respuestas no en acciones y diálogos, si no en detalles y metatextos que Weiner y sus escritores nos dejan en cada temporada. Una producción en la que parece no pasar nada, y a la vez, el espectador se encuentra frente a una revelación de suma importancia para la historia en el momento menos esperado.

El fin de una era

mad-men (1)

La serie llegó a su fin el pasado 17 de Mayo, que como acertadamente pregona su tagline para promocionar su última temporada, marca el “final de una era”.

No sólo el final de una representación de la era de los sesentas en Estados Unidos, si no el fin de un era en la televisión de este país. No más pitch’s publicitarios de Don Draper, no más whiskys entre horas de trabajo, no más cajetillas de cigarro, no más cenas elegantes, no más intrigas de agencia, no más fusiones corporativas.

Así como lo hicieran Los Sopranos, Mad Men trascenderá como una de las más emblemáticas producciones televisivas que valdrá la pena re visionar varias veces en nuestras vidas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s