La Puerta de la Creación: la labor prefigurativa de Tadao Ando

Gabriel Esquivias | @gaboesquivias

bd84b419717f7d055b9ae2caeb4e3ccf

Crear y expresar son, más que meras acciones, dos de las necesidades más determinantes e inherentes a la naturaleza humana. Difícilmente podría concebirse una sin la otra, y los límites que definen a ambas parecen diluirse cuando son ejecutadas por artistas, diseñadores y arquitectos. El japonés Tadao Ando, autor del Centro Roberto Garza Sade de Arte, Arquitectura y Diseño, de la Universidad de Monterrey, concibió dicha obra como la expresión del anhelo, la inspiración y el reto de los alumnos a que desarrollen una capacidad creativa sin límites. Asimismo, asegura que su obra, ahora hito de la capital neoleonesa y su primer trabajo en Latinoamérica, manifiesta la capacidad transformadora e instaurativa del hombre en el mundo. Los simbolismos y requisitos que conlleva la concepción de una obra como la mencionada implican la invariable disección de las circunstancias establecidas por su contexto. Con el estudio de éstas, se pretende entender la ideología y conceptos del autor, mismas que son perceptibles en la expresión de sus ideas, y que constatan el enfoque mediante el que Tadao creó un espacio dedicado a estudiantes que efectuarían esas mismas acciones.

La creación es la realidad y cotidianidad del artista, mientras que el diseño simboliza la práctica de la capacidad de inventar a través de la de expresarse. Si se considera la arquitectura como una de las artes clásicas, pero anclándola a las limitaciones tangibles y vivenciales de su tecnicidad, podría entenderse que un espacio planteado para el estudio de esta disciplina sea tanto simbólica como estructuralmente contundente. La ‘Puerta de la Creación’, alias del Centro Roberto Garza Sade, pretende ser la expresión poética de la apertura a todos quienes buscan practicar y crear arte, al mismo tiempo que denota la rotunda presencia de la labor constructiva del hombre y su diálogo con el entorno circundante. Considerando, además, que la intención de la Universidad de Monterrey era erigir una obra que demostrara la relevancia de su labor y que invitara al público a conocerla, la concepción del proyecto como una puerta monumental mantiene la lógica y enfoque de su planteamiento. Puede decirse que Tadao Ando promovió, aún antes de la configuración de la obra, un lenguaje y conceptos arquitectónicos que empalman su visión particular de la disciplina con los deseos de la casa de estudios solicitante. Si bien el diseño técnico de la edificación no fue definitivo hasta que hubo de construirse, el autor si aspiró a crear, desde un principio, un testimonio categórico de que el arte y la integridad estructural también competen a los arquitectos.

as

Tadao Ando tras realizar el boceto para la ‘uerta de la Creación’, evidenciando el paisaje y la escala

La obra de Tadao Ando suele ser sintética pero profunda, puesto que busca la contundente provocación en los usuarios y la manifestación protagónica de su obra en el entorno, a través de un lenguaje y materiales puros. La Puerta de la Creación acentuaría el carácter austero del sitio donde se emplaza, la árida sierra regiomontana visitada por el propio arquitecto, a través de un volumen denso pero expedito por convicción. Más allá del simbolismo poético de la edificación, su diálogo con el contexto geográfico que le rodea evoca la capacidad humana de crear elementos perdurables y que denoten la facultad artificial de la labor constructiva, en oposición a las estructuras orgánicas del medio ambiente. Asimismo, las volumetrías habituales de Tadao Ando, como la previamente figurada para la Universidad de Monterrey, suelen enfocar e incorporar el paisaje y los exteriores en la morfología de los espacios de sus edificaciones. El proyecto descrito trasciende el significado artístico de las circunstancias sociales que llevaron a su concepción, hasta permear en una narrativa poética del autor sobre su entendimiento de la naturaleza, su relación con el hombre y el papel de la arquitectura en el entorno. Se vuelve, entonces, una puerta del hombre hacia al arte, y de éste último hacia el cosmos.

 

Boceto del exterior del edificio

Boceto del exterior del edificio

asdf

Volumetrías internas

Finalmente, y retomando la naturaleza práctica de la arquitectura y su necesidad de expresión, Tadao Ando determinó, desde la fase primigenia de la concepción de la obra, la dialéctica de los cuerpos y habitaciones hacia sus usuarios. Para el arquitecto, el desenvolvimiento del hombre en sus edificaciones es una determinante del diseño y configuración espacial de las mismas, pero que se debe entender y expresar desde etapas previas. La Puerta de la Creación, preservando una de las características de su exterior, cuenta con interiores masivos y puros, promoviendo una escala de inserción que invite a los espectadores a la introspección y a la contemplación de sus espacios. Aún cuando la factibilidad técnica de los elementos de la obra fue corroborada y especificada con el diseño de las estructuras, ya durante la fase de construcción, las intenciones espaciales y funcionales de éstos fue expresada por Tadao mediante bocetos como con el resto de los conceptos artísticos y arquitectónicos descritos. Con ello, el autor fue capaz de transmitir no sólo el mensaje estético y artístico que pretendía, sino que además compartió el enfoque espacial y estructural con el que se lograría la integridad de la edificación. El poema de la puerta por la que transitan hombres, arte y naturaleza sería, entonces, también una traducción contundente de la solidez de los fundamentos con los que fue originalmente concebida.

Si bien las circunstancias analizadas en este artículo describen únicamente lo acontecido previo a la configuración y refiguración de una obra, ello no disminuye la importancia de esta etapa como la primera expresión de lo que Tadao Ando pretendía erigir en Monterrey. La Puerta de la Creación sólo pudo ser creada tras la imaginación previa de las intenciones de diseño para el sitio, así como de las necesidades y simbolismos que serían atendidos por la propuesta descrita. El Centro Roberto Garza Sade fue, desde su concepción, la expresión de lo que la práctica eventualmente construyó, y que crearía un hito para la institución, la arquitectura y urbanismo neoleoneses y los futuros diseñadores, artistas y arquitectos.

Referencias:

Imagen #1, recuperada el 31 de octubre de 2015, de: Arquine. (8 de Mayo de 2013). La Puerta de la Creación. Recuperado el 31 de Octubre de 2015, de Arquine: http://www.arquine.com/la-puerta-de-la-creacion/

Imágenes #2 y #3, recuperadas el 31 de octubre de 2015, de: Cruz, D. (12 de Julio de 2014). Tadao Ando y el Centro Roberto Garza Sade de Arte, Arquitectura y Diseño de la Universidad de Monterrey. Recuperado el 31 de Octubre de 2015, de ArchDaily: http://www.archdaily.mx/mx/02-377904/tadao-ando-y-el-centro-roberto-garza-sada-de-arte-arquitectura-y-diseno-de-la-universidad-de-monterrey

Flores, L. (25 de Abril de 2013). Tadao Ando abre los secretos de la Puerta de la Creación. Recuperado el 31 de Octubre de 2015, de Obrasweb: http://www.obrasweb.mx/arquitectura/2013/04/25/tadao-ando-abre-los-secretos-de-la-puerta-de-la-creacion

Jodidio, P. (1997). Tadao Ando. Colonia, Alemania: Taschen.

Una respuesta a “La Puerta de la Creación: la labor prefigurativa de Tadao Ando

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s