Biko, la aplicación que premia a los ciclistas por pedalear

Por Alfonso Blanco | @alfonsoblanco

13173764_1078339762231490_4494271848604633722_n

Fotos tomadas de la página de Facebook de Biko

La ciudad como una esfera moldeable. Las calles como ejes por los que se vierte una red de convivencia en la que se encuentran los seres humanos. El poder de la información, una herramienta que los ciudadanos hacen suya para crear una narrativa amigable de la vida en las urbes. Así se siente el núcleo de un proyecto como Biko. Más allá de una aplicación que comparte información, la aplicación móvil de origen colombiano es el punto de encuentro que convierte a la ciudad en un mejor lugar para sus habitantes.

Tomás Bleier, cofundador de la aplicación, conversó con Metascopios sobre la llegada de Biko a México, luego de una aceptación notoria en Colombia.

Beneficios del ciclismo urbano

La bicicleta cubre ciertos aspectos que la convierten en un medio de transporte ideal. Genera una actividad física que repercute directamente en la salud de los ciclistas y permite la conexión entre distintos tipos de transporte por su fácil integración en la ciudad. Todos estos aspectos son reconocibles cuando se decide utilizar la bicicleta para trasladarse dentro de la ciudad, pero Biko agrega un beneficio más, premiar al ciclista por moverse en bicicleta.

Para Tomás Bleier, hay tres factores de suma importancia en la bicicleta: salud, movilidad y medio ambiente. Los tres pilares los ha contemplado Biko de una manera ejemplar, prueba de ello son las cifras que han logrado obtener: existen 48.995 usuarios y no se han emitido 483 toneladas de  gracias a los usuarios que usan la aplicación para registrar sus rutas.

¿Cómo funciona la aplicación?

Biko es una aplicación para Iphone y Android que se puede descargar de forma gratuita. Una vez que se tiene descargada se ejecutan una serie de pasos sencillos; en el menú inicial hay un botón que permite registrar una nueva actividad, el celular marca el inicio y final de un desplazamiento gracias a la integración del GPS que prescinde de un consumo de datos móviles. Una vez concluida la actividad el contador ofrece datos de distancia, velocidad promedio y calorías.

Aunque por el momento se lanzó en la Ciudad de México, el registro de actividades se puede realizar en cualquier ciudad del mundo para después canjear los kilómetros por promociones.

La interfaz de la aplicación es amigable con el usuario. El menú incluye un apartado para el perfil personal, agregar amigos, almacén de actividades y las dos más interesantes el mapa y la sección de beneficios.

13083161_1074006969331436_3638760176877928502_n

El mapa está basado en Google Maps pero incluye una serie de iconos que el usuario puede añadir. Esta experiencia funciona como una wiki donde los ciclistas construyen la información de sus ciudades. Desde las señales que indican estacionamientos vigilados hasta zonas peligrosas, los ciclistas agregan los señalamientos con la posibilidad de adjuntar una foto. Por otro lado encontramos los beneficios, quizás el punto más atractivo de la aplicación. En esta sección se pueden canjear los bikos acumulados – cada kilómetro genera un biko, la moneda oficial de la aplicación- por códigos que serán entregados en establecimientos que colaboran con el proyecto.

Bogotá y la Ciudad de México, ¿más diferencias que similitudes?

Bogotá se ha convertido en una de las mejores ciudades del mundo para andar en bicicleta. La capital colombiana es más pequeña que la Ciudad de México, lugar donde Tomás lleva un par de años viviendo, por lo que reconoce que los porcentajes de aumento del uso de bicicletas no se pueden leer de la misma forma. Bogotá es una ciudad que tiene limitadas opciones para moverse del punto A al punto B, en contraparte están las múltiples opciones de la Ciudad de México para llegar a un mismo lugar.

En esta comparación entre dos ciudades geográficamente distanciadas, el equipo de Biko ha encontrado los medios adecuados para llevar a cabo la implementación de la aplicación. En la Ciudad de México hubo un proceso que arrancó por la comunicación, una campaña que se creó para dar a conocer el proyecto. Por su carácter independiente, Biko ha apostado por las relaciones públicas y los influenciadores. En segundo lugar se encuentran los aliados, colectivos de ciclistas que aportan a la experiencia y empresas que han decidido creer en la iniciativa. Para los aliados comerciales hay claros beneficios que van desde el tráfico comercial hasta una estrategia que los posiciona como marcas socialmente responsables. En la Ciudad de México hay colaboradores comerciales como Sura, Interjet, Cine Tonalá o New Balance.

Modificar la ciudad

El simple hecho de crear una colectividad y generar herramientas para volver más humana la ciudad es una gran labor, pero Biko ha ido más allá. La aplicación ha creado opciones para que los usuarios donen su bikos a causas sociales y han unido esfuerzos con empresas como Uber para integrar la bicicleta a su servicio tan utilizado a nivel mundial.

Son estos los proyectos que necesitan las ciudades de todo el mundo, mapas que trasladan el mundo virtual a las calles para poder dibujar el encuentro entre los ciudadanos. Biko ha llegado a la Ciudad de México en medio de una problemática que afecta a todos, más que plantear una solución inmediata, se ofrece como una herramienta útil de la cual se puede sacar muchas propuestas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s