FICM 2016, Largometraje Mexicano: La región salvaje

the_untamed_still_2_h_2016

@alfonsoblanco | Cobertura del FICM2016

La sexualidad y sus formas más extremas se pueden rastrear en lo más oscuro del ser humano. La mayoría de las ocasiones esta reticencia a externar el deseo se explica por diversas causas culturales, por medio de las cuales las personas pueden convivir aparentemente en orden. Ese orden se desquebraja cuando las condiciones lo permiten o cuando el sujeto lo decide.

En La región salvaje reina ese combate feroz entre el instinto y el deseo con muchos factores entre líneas. Amat Escalante propone una mediación, crea un monstruo que brinda placer ilimitado, sin embargo, existe un alto precio para los que deciden aventurarse a experimentar tan grande descubrimiento. Una de esas personas es Verónica (Simone Bucio), una joven que vive en una comuna hippie de Guanajuato. Verónica es de las pocas personas que conoce el misterioso acontecimiento y eso le ha causado graves heridas que tienen que ser atendidas. De esta forma conoce a Fabían (Eden Villavicencio) quien trabaja en un hospital local y cura sus heridas. Es así como inician una relación de amistad y gracias a esto conoce a Alejandra (Ruth Ramos), hermana de Fabián.

El círculo de la relación se expande y los integrantes crean lazos frágiles que en cualquier momento se pueden reventar. La sexualidad de cada uno de los personajes se moldea y se expone sin ataduras en la película. El macho mexicano que genera el sustento del hogar vive una relación reprimida con su cuñado mientras su esposa se presenta para él como un receptáculo sexual casi inherente. Es por eso que el monstruo que Amat imagina es tan codiciado y temido al mismo tiempo. Su hábitat es una cabaña en medio del bosque, donde una especie de gran imán atrae a los seres vivos para generar un campo donde los deseos se exponen sin ninguna atadura.

04

Amat Escalante

La región salvaje (2016) representa un cambio en la filmografía de Amat Escalante. En primer lugar, hay un gran trabajo en la fotografía orquestado por Manuel Alberto Claro –director de fotografía de Lars Von Trier-. La cámara se mueve con gran soltura: capta la oscuridad del bosque, el frenesí donde los cuerpos bailan o se entregan a lo desconocido. Hay una clara influencia de Gaspar Noé –misma que Amat hace clara en su lista de agradecimientos- pero sobre todo de Zulawski, a quien el director le dedica su película.

La violencia de lo sexual y lo sexual de la violencia han estado presente en las películas de Amat. Aunque en La región salvaje incursiona en lo fantástico al crear un monstruo, también está presente la condición actual y la crítica abierta a la situación de México. En los asesinatos que acontecen en la película está presente la prensa con su morbo por registrar lo visceral, pero al mismo tiempo está el futuro de México. Los niños de La región salvaje ven películas de zombis sin demostrar miedo y los padres los invitan a mirar discretamente a través de la mirilla de la muerte en el país.

El premio a Mejor Director que recibió Amat en Venecia es un gran reconocimiento a su labor. El control sobre sus personajes – repite el concepto de utilizar actores no profesionales- la fotografía y la creación de una historia original que retrata uno de los hechos más abordados en el cine, son cuestiones que presentan a este director como uno de los más importantes y propositivos de su generación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s