El cine en Pachuca durante el 2016

@alfonsoblanco

eccg-ana01

El 2016 fue un año interesante para el cinéfilo pachuqueño. En este año desfilaron una serie de propuestas cinematográficas variopintas que hablan de un naciente interés por el cine en la capital hidalguense. Las propuestas son diversas y no existe un eje rector de programación. En pocas ocasiones se ha puesto sobre la mesa este tema y proponerlo como un fenómeno digno de reflexión va más allá de ver al cine como un suceso de entretenimiento.

El Auto Cinema Vintage, es un espacio acondicionado para la exhibición de blockbusters que van desde Vaselina (1978) hasta cintas animadas como Kung Fu Panda (2016). El espacio parece funcionar como un objeto novedoso para los espectadores que buscan una experiencia más allá del cine, ya que el sentimiento “clásico” que vende el lugar junto con una programación que no corre riesgos, nos habla de un negocio redituable que en suma vende un buen viernes por la noche, sin crear nada del otro lado de la pantalla.

Proyector Nómada es un esfuerzo de la Productora Cultural Malacate. El proyecto de exhibición inició con una programación novedosa, con largometrajes nacionales e internacionales, los cuales se proyectaron por primera vez en Hidalgo. El cine itinerante incursionó con fuerza y sumó espectadores que respondieron, sin embargo, el resultado al finalizar el año insta a los integrantes de este colectivo a redoblar esfuerzos para consolidar su espacio como un lugar seguro en la programación de cine de la capital hidalguense. La búsqueda de apoyos económicos será indispensable para que Proyector Nómada no se estanque, de otra forma morirá como un intento más.

El CECULTAH y su espacio de exhibición cinematográfica por excelencia en la capital, el Teatro Guillermo Romo de Vivar, presentaron una oferta de cine pobre a lo largo del año. Hace un par de años, Pachuca era una de las primeras ciudades del país en recibir a la Muestra Internacional y el Foro Internacional de Cine, ambos organizados por la Cineteca Nacional; sin embargo, por razones desconocidas, se ha retrasado el tiempo de llegada  de los eventos y en un par de ocasiones simplemente se ha omitido su presencia en la oferta cultural. La única oportunidad de ver las grandes obras de nuestro tiempo muere por la falta de acción de esta institución.

Otro de los acontecimientos que esta instancia presentó durante este año fue la Semana de Cine Mexicano en tu Ciudad, la cual es organizada por el IMCINE. Por razones climáticas se reprogramó el evento y cuando se anunció nuevamente la selección, se mostraron una serie de películas sin puntos de conexión que ya se habían estrenado en la ciudad.

En suma, la labor del CECULTAH ha estado lejos de significar una oferta pensada para los gustos de los cinéfilos pachuqueños. Las áreas destinadas al cine han sido rellenadas por instituciones ajenas a la ciudad, formando así espacios en blanco que nadie puede suplir. La falta de iniciativa para salir a buscar a los pequeños espacios de exhibición ha llevado al CECULTAH a crear un evento express realizado al final del año. La Muestra de Cine de Invierno fue anunciada con un par de días de anticipación y repitió en su programación tres obras cinematográficas que ya habían sido proyectadas en la ciudad. La Muestra, que se ha ideado como una oportunidad para traer cine a Pachuca cada año, arrancó como un intento desesperado por controlar una manifestación cultural más en la ciudad.

El Pachuca Film & Short Fest llegó a su quinta edición en el 2016. El evento dirigido por Gilberto Ríos Hinojosa, quien parece ser la única persona visible detrás de este proyecto, -o al menos esa es la percepción de los comentarios vertidos en redes sociales-, cambió de sede y presentó una selección de cortometrajes nacionales e internacionales. El “éxito” del evento ha inspirado la decisión de modificar el nombre y las sedes para convertirse en el Festival Internacional de Cine de Hidalgo. La fecha y los recintos que albergarán este evento ya están seleccionados.

Un evento de tal magnitud sobrepasa en muchos aspectos a una ciudad como Pachuca. Con tan solo una hora y media de distancia de la capital del país, las diferencias son enormes con respecto a las situaciones básicas con las que se edifica un Festival Internacional de Cine. Los pequeños espacios de exhibición no presentan en suma una oferta solida de exhibición de cine. La cartelera comercial es un mundo aparte, pero su contraparte, los espacios de cine independiente, en ningún momento han creado ni propuesto en conjunto para construir un público constante.

La decisión de esta organización es un arrebato de grandeza, una búsqueda de reflectores: Pachuca no necesita un festival de cine. La ciudad y sus estudiantes requieren un espacio que apueste por la educación cinematográfica. Se necesitan cursos especializados, diplomados, conferencias, concursos – respaldados con grandes becas y gente seria que no vea al estudiante como un sujeto al que se le puede engañar fácilmente-. La ciudad precisa de una institución que respalde a la exhibición del cine, que piense a este arte como un motor, un agente de cambio, no como un reflector y creador de alfombras rojas.

Te puede interesar: La fiebre festivalera en México

Los esfuerzos esporádicos de traer la gira de Ambulante Presenta a Pachuca se evaporaron en este año, luego de que en el 2015 se intentara proyectar grandes documentales en diversos espacios ajenos a la exhibición de cine. Doctubre de DOCS MX, llegó por primera vez a la capital gracias al esfuerzo de Andrés Rivera con su espacio para el cinéfilo ubicado en el Centro de las Artes; sin embargo, el esfuerzo no perduró y el entusiasta programador fue separado de la organización por excusas irrisibles. Este año se volvió a gestionar una solicitud para traer a la selección de documentales, esta vez impulsado por un nuevo espacio, el Cine Ranchito. La iniciativa de entusiastas del séptimo arte, que con pocos recursos han proyectado documentales de VICE y DOCS MX, incursiona acertadamente con una propuesta que deberá madurar.

La situación de la exhibición de cine en nuestra ciudad se encuentra dispersa. La falta de apoyos económicos, infraestructura y una gestión apoyada por expertos en la materia, son algunas de las principales carencias de la entidad. Más allá de aspirar a ser una gran sede de un evento cinematográfico, Pachuca debe de apostar por implementar espacios que funcionen periódicamente, para así detonar la pupila de las nuevas generaciones.

***

A pesar de los puntos débiles antes mencionados, el cine se ha dejado capturar por los espectadores ávidos de historias. Con un gran camino por recorrer, las sedes antes mencionadas presentaron propuestas que no se pueden dejar pasar sin elaborar una lista sincera. A continuación, un acercamiento a lo mejor de la cinematografía que se pudo ver en la ciudad.

Las 10 mejores películas estrenadas en Pachuca durante el 2016

abrazo-serpiente

  1. El abrazo de la serpiente, Ciro Guerra

  2. Spotlight, Thomas McCarthy

  3. Desde allá, Lorenzo Vigas

  4. Mustang: belleza salvaje, Deniz Gamze Ergüven

  5. Más fuerte que las bombas, Joachim Trier

  6. Chronic, Michel Franco

  7. Julieta, Pedro Almodóvar

  8. El porvenir, Mia Hansen-Løve

  9. Sully, Clint Eastwood

  10. Te prometo anarquía, Julio Hernández Cordón

Mención honorífica: Ixcanul, Jayro Bustamante, Un monstruo de mil cabezas, Rodrigo Plá, Tempestad, Tatiana Huezo, El hombre que vio demasiado, Trisha Ziff, Somos lengua, Kyzza Terrazas, Youth, Paolo Sorrentino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s